Los aspirantes a transportistas se examinarán individualmente en 2020

Aprovechando el cambio de capacitación profesional por “competencia profesional” en el nuevo Reglamento de la LOTT, el ministerio de Fomento quiere unificar la dificultad de las pruebas de acceso a la profesión en todo el país y facilitar que los exámenes se puedan realizar desde casa. Eso será en 2020.

El ministerio de Fomento está a punto de concluir el “periodo de alegaciones” al borrador del Reglamento de la LOTT, durante el cual las asociaciones de transportistas, las Comunidades Autónomas y las diferentes Administraciones implicadas han tenido oportunidad de informar de aquellas modificaciones que consideren oportunas incluir.

Entre las novedades que aparecen en el nuevo ROTT está la desaparición del concepto de capacitación profesional, que será sustituido por el requisito de “competencia profesional”, un doble cambio gramatical y conceptual que en 2020 se hará acompañar de un nuevo procedimiento de exámenes para alcanzar la cualificación de “gestor de transporte”, una nueva figura profesional que también aparecerá desarrollada en el futuro ROTT.

Los transportistas en activo que ya son titulares del actual certificado de capacitación profesional dispondrán de forma automática del nuevo de competencia profesional y de la misma forma este requisito también se reconocerá a todos aquellos aspirantes a transportistas que estén en posesión del título de FP de Técnico  Superior en Logística y Transporte.

Lo que no está todavía decidido es que para aspirar a convertirse en transportista y poder presentarse a los exámenes de competencia profesional vaya a ser obligatorio disponer de una titulación académica mínima. Los responsables de Fomento están discutiendo con el Comité Nacional la posibilidad de exigir a los futuros transportistas el título de  bachillerato o el de FP de Grado Medio.

Para 2020 Fomento quiere acabar con los exámenes de carácter masivo, tal y como sucede actualmente, y para ello pretende diseñar una aplicación informática que con las suficientes garantías facilite que cada aspirante pueda examinarse de forma individual.

Por otro lado a nivel nacional Fomento será el encargado de definir el número y el nivel de dificultad de las preguntas de los exámenes, algo que puede llegar a chocar con las competencias de las Comunidades Autónomas, porque el objetivo es conseguir que los aspirantes no encuentren diferencias en función del territorio donde se realicen las pruebas.

Una vez que el texto sea definitivo el ROTT tendrá que pasar a su discusión en el Congreso y el Senado antes de su entrada en vigor, algo que previsiblemente no sucederá hasta julio de 2018.

 

Los aspirantes a transportistas se examinarán individualmente en 2020

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *