El Ayuntamiento de Zaragoza abrirá los albergues municipales a los “perros sin techo”

Que las “personas sin techo” puedan entrar en los albergues junto a sus perros es un tema que llevaba varios años sobre la mesa del Ayuntamiento de Zaragoza, que incluso aprobó una iniciativa al respecto en diciembre de 2014. Después de todo este tiempo parece que ya hay una solución para los “perros sin techo”.

La Concejalía de Derechos Sociales del Ayuntamiento de Zaragoza pondrá en marcha un nuevo protocolo para que las “personas sin techo” usuarias de los albergues municipales puedan acceder a dichas instalaciones acompañadas de sus perros, un ambicioso plan que pretende contemplar en el futuro alternativas habitacionales para aquellas personas que convivan con otros tipos de mascotas y que también estén necesitadas de alojamiento.

Esta iniciativa municipal, que lleva años formando parte de los planes sociales del ayuntamiento zaragozano, viene sustentada por diferentes datos e informes aportados por Cruz Roja Española, según los cuales al menos el 9% de las “personas sin techo” convive de forma habitual con uno o más animales de compañía, por lo que se considera vital la adopción de medidas como las planteadas en la capital aragonesa.

Actualmente los albergues para personas sin hogar no admiten mascotas y es por esta razón por la que muchas de ellas prefieren pasar la noche en la calle antes que buscar la protección de un techo bajo el que no pueden estar acompañados por sus compañeros de cuatro patas. Para solucionar esta circunstancia sin que ello perjudique al resto de usuarios el Ayuntamiento de Zaragoza prevé la existencia de un protocolo de estricto cumplimiento.

Los perros que accedan a los albergues deberán permanecer atados en todo momento, sus propietarios demostrarán a través de documentos que cumplen con el programa de vacunaciones y llevarán el correspondiente chip identificativo. Por otro lado los animales tendrán prohibido el acceso a todas aquellas zonas comunes donde los expertos municipales consideren que su presencia no sea deseable.

A modo de ensayo la perrita Carmen ha sido la primera usuaria canina en uno de estos albergues municipales. Esta pequeña perra blanca de dos años paseó por las instalaciones junto a los trabajadores del centro con el objetivo de comprobar la efectividad de los distintos protocolos a seguir.

Antes de su implantación definitiva los responsables municipales prevén que de forma previa los trabajadores de estos albergues reciban la correspondiente formación teórica y práctica en materia de prevención de riesgos y en todo lo relacionado con la comunicación no verbal de los animales.

Calcula el seguro para tu perro

El Ayuntamiento de Zaragoza abrirá los albergues municipales a los “perros sin techo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *