El Ayuntamiento de Zaragoza obligará a registrar el ADN de los perros

Con la actualización de la Ordenanza Municipal de Protección Animal prevista para 2018, en Zaragoza los dueños de perros tendrán un año para registrar el ADN de sus animales. Este registro permitirá controlar los casos de abandono y maltrato y detectar a los ciudadanos incívicos que no recojan los excrementos de sus mascotas.

Como se contempla en su actualizada Ordenanza Municipal de Protección Animal el Ayuntamiento de Zaragoza prevé que para febrero o marzo pueda implantarse el registro obligatorio de ADN para perros, un requisito para el que los propietarios contarán con un año de plazo y cuyos datos quedarán grabados en el Registro de Animales de Compañía de Aragón.

mascotas como esta tendran que registrar su ADN en el consistorio zaragozano

Esta prueba de laboratorio, que hasta ahora tan sólo se realizaba a animales de raza con el fin de comprobar la pureza de sangre de aquellos ejemplares dedicados a los procesos de cría, deberá llevarse a cabo en Clínicas y Centros Veterinarios y su coste para los dueños de los perros oscilará entre 10 y 15 euros.

Con esta medida las autoridades municipales de la capital aragonesa pretenden conseguir un mayor control sobre el número y características de la población canina y con ello poder actuar de forma más eficiente en los casos de abandono y maltrato de animales de compañía. Además, el registro del código genético de los perros permitirá conocer en muchos casos la procedencia de las camadas abandonadas.

Además, los registros de ADN también servirán para detectar a aquellos ciudadanos incívicos que no recojan los excrementos de sus animales, estableciéndose en estos casos multas que podrán llegar hasta los 80 euros. Este polémico uso del ADN está siendo valorado por muchos ayuntamientos españoles, algunos del tamaño de los municipios madrileños de Alcobendas o Getafe, que estudian la viabilidad de su implantación a la hora de reducir el problema de los excrementos caninos.

Por otro lado, la Ordenanza de Protección Animal también permitirá el acceso de los perros a los autobuses urbanos que prestan servicio en Zaragoza, de forma similar a como ya sucede en el transporte en tranvías. Para ello se contempla que los perros de menos de 10 kg viajen con bozal y en los brazos de sus dueños, mientras que aquellos animales que superen este peso deberán ir obligatoriamente atados y provistos de bozal. Finalmente, hay que recordar a los propietarios de perros que la normativa municipal de Zaragoza tan solo permitirá la presencia a bordo de un perro por autobús.

El Ayuntamiento de Zaragoza obligará a registrar el ADN de los perros

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *