La carrera de las 3.000 Millas o la leyenda de Hidalgo

En 2004 el director Joe Johnson dirigió la película “Océanos de fuego”, un film que recrea la epopeya de Frank T. Hopkins y su caballos Hidalgo en la carreras de las “3.000 Millas” a través del desierto de Arabia, una prueba de cuya celebración no existe ninguna constancia.

En 2004 el director de cine Joe Johnson dirigió la película “Océanos de fuego”, una de las mejores películas de caballos y un film que en Estados Unidos llegó a las pantallas con el título de “Hidalgo”, que contaba la epopeya que protagonizaron el jinete profesional Frank T. Hopkins, interpretado por el actor Viggo Mortersen, y su caballo mestizo Hidalgo.

Según cuenta la leyenda en 1890 Hopkins e Hidalgo fueron invitados por el Gran Jeque -papel que Johnson otorgó a Omar Shariff- a tomar parte en la mítica carrera de resistencia de las “3.000 Millas”, un raid a través del desierto de Arabia reservado a los nobles musulmanes y en el que tan sólo participaban los mejores caballos árabes.

La historia cuenta que la fama de Hopkins y de Hidalgo -la doble H- probablemente llegó hasta los confines arábigos a través de los periódicos norteamericanos de la época y de sus crónicas sobre el show de Buffalo Bill, un espectáculo circense sobre el Lejano Oeste con el que Hopkins se ganaba la vida entre carrera y carrera de resistencia.

En sus memorias Frank Hopkins aseguraba haber ganado más de cuatrocientos raids, aunque evidentemente se trata de la exageración de un simple jinete de circo con aires de grandeza, al igual que se duda de que la carrera de las “3.000 Millas” realmente llegara a celebrarse, dado que su kilometraje excedería con mucho la capacidad de resistencia de cualquier caballo y de cualquier jinete.

Mucho más cierto puede ser que, como gran defensor de los caballos Mustang que era, Hopkins saliera en defensa de los mismos y para evitar su exterminio acabara inventando una historia donde uno de aquellos “mesteños”, Hidalgo, se enfrentaba en desiertos lejanos a los mejores caballos de pura sangre árabe con el objetivo de ganar el suculento premio en juego y con ello poder comprar tierras en Estados Unidos para que los Mustang pudieran vivir libres.

Continuando seguramente con esta leyenda el director de “Océanos de fuego” introdujo en la película el hecho de que los descendientes de Hidalgo corren hoy libres por Oklahoma formando parte de la manada de Gilbert Jones en Blackjack Mountain, el reducto donde sobreviven a día de hoy la mayor cantidad de caballos Mustang de Estados Unidos, aunque sin duda se trata de una “mentira piadosa” puesto que el propio Hopkins reconoce en sus memorias que Hidalgo jamás volvió de Arabia.

Durante años el jeque Faisal hizo que expertos de su país investigaran acerca de la carrera de las “3.000 Millas” sin que ninguno de ellos encontrara vestigios históricos de que aquella prueba de resistencia se celebrara, lo que hace pensar que todo se debió a la imaginación de un Frank Hopkins que acabó sus días interpretando números de un Lejano Oeste cada vez más lejano.

A día de hoy las carreras de resistencia a caballo que forman parte del Campeonato Mundial se corren sobre distancias de hasta 160 kilómetros, como es el caso del Al-Maktoum que cruza el desierto de Abu-Dhabi, aunque también hay pruebas sobre distancias inferiores de 20, 40, 60, 80, 120 y 130 kilómetros, donde se ponen a prueba la resistencia física y psicológica de caballos y jinetes, teniendo en cuenta que si en la meta o en los controles intermedios las pulsaciones del animal están por encima de lo normal el jinete es eliminado.

Una de las pruebas de resistencia más populares en nuestro país es el Raid Al-Andalus, calificado como el “Dakar” de los caballos, una prueba de 400 kilómetros y ocho días de duración que recorre Andalucía partiendo desde la aldea de El Rocío (Huelva) y concluyendo en el santuario de la Virgen de la Cabeza (Jaén).

Aunque cuando se habla de resistencia a caballo la prueba mítica a nivel mundial es el Mongol Derby, una carrera a través de Mongolia que recrea el itinerario que seguía el legendario servicio postal de Genghis Khan y que a lo largo de 6.800 kilómetros unía Jarjorin y el Mar Caspio en dos semanas. Pero no hay que asustarse, porque el Mongol Derby se celebra actualmente sobre la distancia de 1.000 kilómetros.

Si en su época Frank T. Hopkins hubiera tenido noticias de la existencia del Mongol Derby, es posible que él y su caballo Hidalgo también hubieran participado en el mismo. De esa forma habrían aprovechado mejor el viaje de ida para participar en las famosas “3.000 Millas” a través del desierto de Arabia, una prueba que probablemente tan sólo tuvo lugar en la imaginación de aquel jinete que trabajaba en el show de Buffalo Bill.

Banner de seguros para caballo

La carrera de las 3.000 Millas o la leyenda de Hidalgo
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *