La Camorra ofrece 5.000 euros por la cabeza del mejor perro antidroga

Desde que se incorporó a la brigada antidroga Pocho lleva descubiertos más de 2.000 kg de sustancias estupefacientes, por ello por este Jack Russell Terrier los delincuentes napolitanos ofrecen una recompensa de 5.000 euros que sigue subiendo tras los 30 kg de cocaína descubiertos en Salerno.

La Camorra italiana ofrece 5.000 euros por la cabeza de Pocho, un Jack Russell Terrier que se ha convertido en el “enemigo público número 1″ para los delincuentes y en la estrella de la brigada antidroga de Nápoles, donde lo cuidan y miman como si se tratara del mismísimo Messi.

El último de sus “golpes” ha sido el descubrimiento en Salerno de un alijo de 30 kg de cocaína, una cantidad de droga que hace que el marcador de Pocho desde su incorporación a la Policía supere ya las dos toneladas, un resultado que ha provocado que este sabueso sea una auténtica pesadilla para los narcotraficantes.

Gracias a su pequeño tamaño -unos 38 centímetros de altura- y su carácter obstinado, intrépido e inteligente este perro puede acceder a los lugares más recónditos e inalcanzables para cualquier policía de a pie, a lo que se une un olfato fuera de lo común para detectar cualquier tipo de sustancia estupefaciente, unas virtudes que han hecho subir la “recompensa” que ofrece la Camorra por un animal que les está costando millones de euros en pérdidas.

Pero la vida de Pocho no fue siempre la de un perro policía, porque antes de ingresar en la brigada antidroga sus días transcurrían tranquilos como los de cualquier otra mascota familiar. Vivía en la casa de un médico que era un gran aficionado al fútbol y que le bautizó con el apodo del futbolista del Nápoles, Ezequiel Lavezzi, conocido por los hinchas napolitanos como “Pocho”.

La plácida vida de este perro se truncó cuando el hijo del dueño desarrolló una alergia que obligó a que la familia tuviera que desprenderse del animal, que afortunadamente terminó “fichando” por la Policía, donde comenzó una nueva etapa de la mano del que ahora es su cuidador y adiestrador.

Como sucede con cualquier perro antidroga el  trabajo de Pocho tiene mucho que ver mucho con el juego, porque para él encontrar sustancias ilegales significa que recibirá  cambio una galleta como premio y Pocho ya ha recibido muchas galletas desde que está en servicio, una cuestión que seguramente seguirá haciendo subir la recompensa que ofrece la Camorra.

seguro para perro

La Camorra ofrece 5.000 euros por la cabeza del mejor perro antidroga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *