¿Por qué tengo caries si me lavo los dientes todos los días?

¿Qué son las caries? ¿Qué las provocan? ¿Qué tratamiento sigo si tengo caries? ¿Qué comer para no tener caries? ¿Cómo usar bien el cepillo de dientes? Cuidar la higiene bucal es esencial para tu salud.

Masticar chocolate con asiduidad puede provocar caries

De la salud de nuestra boca depende la del resto de nuestro organismo. Cuidar la higiene bucal cada día debe ser por tanto sinónimo de obligación para nosotros, más aún cuando un gran porcentaje de personas desarrolla a lo largo de sus vidas caries dental. Se trata de una patología oral que causa el mismo dolor que perder dientes, y que debemos conocer para saber cómo poder prevenirla a tiempo.

La caries es un trastorno muy común que destruye los tejidos dentales habitualmente a causa del exceso de ácidos que producen las bacterias, como la Streptococcus mutans. Una capa dura de esmalte protege la parte exterior de las piezas dentales, siendo su interior blando con nervios y vasos sanguíneos.

La descomposición afecta al nervio, por lo que la probabilidad de perder el diente afectado es alta. Esto se convierte además en una placa encima de tus dientes que crea grietas en el esmalte, causadas por la erosión provocada por los ácidos de los alimentos en descomposición.

Cuidar la salud bucal es por tanto una prioridad en nuestras vidas. Evitar la aparición y desarrollo de esta enfermedad es posible a partir de diferentes técnicas de prevención y diferentes recomendaciones que puedes conocer a continuación.

Por qué me salen caries

Tener habitualmente una dieta sumamente azucarada y al mismo tiempo no llevar a cabo la correspondiente higiene bucal necesaria son razones de peso suficientes para provocar caries en nuestras piezas dentales. Los dientes más propensos a sufrir esta patología son aquellos que contienen orificios pronunciados en los que queda retenida la placa bacteriana.

El dolor agudo seguido por la inflamación, la mayor sensibilidad ante comidas y bebidas frías y el mal aliento son el anticipo de su aparición.

Qué tipos de caries podemos tener

Caries de orificios y fisuras

Son aquellas caries de gran avance que se desarrollan normalmente a los diez años de edad. Su destino es la superficie masticadora de los molares, junto a la mejilla.

Caries de superficie lisa

Tienen un desarrollo más lento que las anteriores, y nacen en el punto en el que las bacterias disuelven el calcio del esmalte. Son más frecuentes en jóvenes de entre 20 y 30 años.

Caries en el esmalte

De lenta expansión, el lugar de penetración es la dentina, la parte más suave del diente, por lo que se extiende con velocidad y facilidad.

Caries de raíz

Provocadas por el alto consumo de azúcar, se hayan en la capa del tejido óseo cubierto por la raíz, afectando con mayor facilidad a ancianos y personas de avanzada edad.

Qué tratamiento sigo si tengo caries dental

Si no son atendidas a tiempo por los especialistas, ten claro que las caries no se eliminarán sin tratamiento alguno. Utilizando una amalgama de metal, la solución consiste en remover el tejido dental con un taladro especial y sustituirlo por un relleno especial.

Una vez rellenado el hueco, el dolor desaparecerá gracias a la protección del empaste sobre el nervio de la pieza dental afectada.

Es recomendable acudir al dentista dos veces al año

Las caries pueden aumentar su profundidad si no son tratadas a tiempo o incluso extenderse a la raíz del diente provocando de esta forma una acumulación de pus denominada absceso. El dentista colocará un empaste provisional con el objetivo de cicatrizar la cavidad dental, para luego utilizar un relleno más permanente. Si el orificio se queda en la pieza dental, éste puede producir una infección o incluso la pérdida del diente afectado.

La endodoncia es otro remedio que permite calmar el dolor mediante la retirada de la pulpa a través de la raíz una vez que la caries ha profundizado lo suficiente. Este tratamiento puede provocar efectos secundarios como dolores de cabeza, fiebre o inflamación en el hueso maxilar. En tal caso, se debe acudir lo antes posible a un especialista.

Si la pieza dental debe ser extraída finalmente, debe ser reemplazada cuanto antes para evitar que los dientes cercanos se muevan y alteren la mordida.

Qué hacer para no tener caries

Qué comer para no tener caries

Un aumento en la ingesta alimentaria de vegetales y frutas nos permite llevar a cabo una dieta más saludable, lo que a su vez lleva consigo una mayor protección de nuestras piezas dentales. Comer productos como fresas, manzanas o zanahorias nos facilita una mejor limpieza de los dientes eliminando los restos de comida y minimiza la posibilidad de dañar el esmalte.

Del mismo, el calcio y los lácteos fortalecen nuestra dentadura y disminuye las posibilidades de caída y debilitamiento de la misma. Un habitual consumo frena el crecimiento de los microorganismos que provocan caries dentales y reduce la pérdida de densidad.

También es conveniente disminuir el consumo de azúcar y de aquellos alimentos o bebidas que poseen mayor cantidad de azúcares, como las golosinas o los refrescos, que provocan el nacimiento de infecciones y bacterias, además de acelerar el deterioro del esmalte.

Aunque puede parecer poco importante, es necesario masticar correctamente a la hora de consumir los alimentos, pues con ello reduciremos la posibilidad de crear infecciones bacterianas que facilitarían caries dental. Una herramienta clave para ello es el hilo dental, con el que podemos eliminar restos de comida que no hemos podido eliminar con el cepillado.

¿Cómo usar bien el cepillo de dientes?

Para prevenir caries, tan importante es llevar a cabo diariamente una higiene bucal apropiada como una dieta saludable. Un cepillado tras cada comida y antes de dormir es una “ley” esencial para remover los restos de aquellos alimentos que hemos ingerido previamente y que provocarían la creación de gérmenes con su presencia permanente en nuestros dientes. Es conveniente que tanto la pasta dental como el cepillo que usamos habitualmente hayan sido diseñados para realizar una profunda limpieza bucal.

El cepillo y la pasta dental deben ser adecuadas

Nuestro cepillado debe realizarse lentamente, con movimientos suaves y cortos que nos permitan llegar a esos lugares de la dentadura más recónditos. Además, se debe inclinar el cepillo para conseguir limpiar con firmeza la parte baja de las encías. Tampoco nos podemos olvidar de la lengua, que necesita de una limpieza cada día, que debe realizarse de atrás hacia delante.

Debemos recordar que lo más recomendable es cambiar de cepillo cada tres meses para evitar las enfermedades periodontales y disminuye las posibilidades de que se produzca una placa bacteriana. También ayudará en dicha tarea el masticar chicle sin azúcar.

Un buen enjuague bucal reduce el riesgo de tener placas, evitando infecciones y otros problemas.

Dentro de la gran variedad de mercado que podemos disfrutar, se recomienda el uso de cepillos eléctricos, diseñados para eliminar la placa bacteriana de manera eficiente.

Si os ha servido de ayuda nuestro artículo, es probable que os interesen también los siguientes posts:

Banner Dental.

¿Por qué tengo caries si me lavo los dientes todos los días?
5 (100%) 12 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *