Los 9 Clásicos más inolvidables de SEAT

La marca de automóviles por excelencia nos mostró un abanico de vehículos que nunca olvidaremos. Rememora los vehículos de SEAT que marcaron la vida de varias generaciones.

La creación de este fabricante de automóviles fue un hito en España. SEAT surgió de la propuesta del Instituto Nacional de Industria, el cual pretendía fundar una marca que creara nuevos modelos de automóviles en nuestro país. De sobra es conocido que esta apuesta caló en la sociedad y que los distintos coches que fueron apareciendo triunfaron en todo el territorio nacional.

Parte delantera de un SEAT 600 blanco.

No obstante, aunque todos los modelos de SEAT fueron importantes de una manera o de otra, hay varios vehículos que se grabaron en la mente de todos los españoles. Sus propiedades mecánicas y la gran utilidad que proporcionaron a cada una de las personas que los emplearon, son dos razones de peso por las cuales la gente sigue conservando un gran cariño a los automóviles que te mostramos en este post. ¡Descubre los 9 clásicos inolvidables de SEAT y trasládate a tiempos pasados!

SEAT 1400 A, el primer clásico de muchos

El primer coche fabricado por SEAT no podía faltar en un artículo como este. Eclipsado por su descendiente, el SEAT 1400 A sigue en nuestra memoria aunque de una forma más superficial que el 600. La marca española abría con este automóvil una producción de vehículos que dejaría mella en nuestro país.

En noviembre de 1953 salió de la factoría el primer modelo de los 959 vehículos que se comercializaron ese mismo año. El SEAT 1400 A se designó del mismo modo que el Fiat de aquella época, puesto que la escudería italiana era uno de los propietarios de la mítica marca española por aquel entonces. En un principio, este coche podía alcanzar los 120 km/h, gracias a los 44 CV de potencia que poseía.

Aunque nuestra memoria nos pegue malas pasadas, con las cualidades descritas, este vehículo clásico alcanzó las 10.000 peticiones, generando una lista de espera interminable. No obstante, nadie que quisiera este coche se quedó sin él, puesto que fueron elaborados 30.990 vehículos de este tipo hasta el fin de su producción en el año 1960.

El éxito fue rotundo, por lo que las evoluciones del modelo no tardaron en salir al mercado. El 1400 B se empezó a comercializar en el año 1956, mientras que el 1400 C lo hizo en 1960. Pero antes de ellos, surgió un modelo que cambiaría la vida de miles de personas y pondría su sello en la historia española. ¿Quieres descubrir cuál es? ¡Sigue leyendo!

SEAT 1400 A en una versión alargada.

El más inolvidable de todos: el SEAT 600

El modelo que marcó una época no es otro que el SEAT 600. Este mítico coche clásico es una de las demostraciones claras de que los vehículos buenos nunca mueren, por mucho que se dejen de fabricar. Actualmente, la pasión por el 600 traspasa fronteras y está provocando que el automóvil viva una segunda juventud muy merecida.

Remontándonos a su nacimiento, hay que recordar que para elaborar dicho coche, SEAT firmó el correspondiente contrato con Fiat, ya que ambas querían producir el nuevo tipo de forma simultánea. El SEAT 600, cuya comercialización comenzó en el año 1957, supuso la motorización masiva en España. Las 800.000 unidades que se fabricaron en los 17 años de producción son buena prueba de ello.

Las características técnicas de este modelo, en un principio, tampoco fueron mucho mejores que las de su antecesor. Un motor con una potencia de 24,5 CV y una velocidad máxima de 110 km/h. No obstante, el gran apogeo de este coche llegó con su versión 600 D, que empezó a distribuirse en septiembre de 1963. Las cualidades de este modelo ya eran otra cosa. La potencia se incrementó un 25%, mantuvo el bajo consumo del antecesor y añadió el radiador sobredimensionado.

Las versiones de este popular coche se solapaban unas con otras, apareciendo de esta forma, modelos de lujo con varios extras (SEAT 600 L), versiones con una apertura de puertas “normal” (SEAT 600 E) y vehículos dedicados al sector comercial (SEAT 600 comercial). Sin duda, esta adaptabilidad del automóvil fue uno de los factores por los cuales el público cogió un cariño especial a esta adorable joya de cuatro ruedas. ¡Seguro que tú no fuiste menos!

Múltiples museos rinden homenaje en sus exposiciones a este inolvidable vehículo clásico. Conoce todos los puntos culturales donde podrás encontrar modelos del SEAT 600 en el artículo Los 11 Museos de Vehículos Clásicos que debes visitar en España.

SEAT 600 blanco de dos puertas.

Los taxis españoles eran SEAT 1500

El antecesor del Fiat 1500 L, el SEAT 1500, nació como sustituto del SEAT 1400 y fue lanzado al mercado en septiembre de 1963, conservando su producción hasta 1972. Los más jóvenes quizás no hayan oído hablar de esta máquina, no obstante, supuso un paso adelante de la marca española.

Por lo que muchos recordarán a esta joya del motor será por la funcionalidad que tuvo en su época. Hablamos de un coche que fue empleado por los taxistas españoles. Estos aprovecharon el espacio interno que regalaba el nuevo modelo de la marca SEAT –contenía seis asientos donde los ocupantes podían gozar de una gran amplitud- y su indudable potencia. Y es que el SEAT 1500 tenía un 38 % más de caballos de motor que el SEAT 1400 –82 CV, para ser exactos-.

¿Qué otras prestaciones contuvo este coche como para ser recordado en esta lista? El embrague de monodisco en seco, un árbol de transmisión partido en dos con soporte elástico y las suspensiones de ruedas independientes. Estas cualidades del vehículo fueron suficientes para que el SEAT 1500 dominase el mercado sin competencia alguna. ¿Te suena un coche robusto y más alargado de lo normal en los años 60? ¡Comprueba si se trata de un SEAT 1500!

El SEAT 1500 fue empleado por muchos taxistas españoles gracias a su amplio espacio.

SEAT 850, el familiar que todos deseaban

Dos años después del lanzamiento del Fiat 850, la marca española hizo lo propio con el SEAT 850. Nadie se imaginaba que el 600 podría tener un descendiente capaz de igualar su popularidad y el cariño mostrado por la gente. Sin embargo, lo cierto es que el SEAT 850, desde su lanzamiento en 1966, conquistó a todas aquellas familias españolas que exigían una mayor habitabilidad en un vehículo SEAT.

Su primera versión constó de dos puertas y contenía 37 CV, pudiendo alcanzar una velocidad máxima de 125 km/h. Teniendo en cuenta estos datos, la versión estándar no era gran cosa, ¿verdad? No obstante, otros tipos más completos y tentadores salieron al mercado poco después.

En 1967, comenzaron a venderse las primeras unidades del automóvil con 4 puertas y, meses más tarde se lanzaron los modelos deportivos. El SEAT 850 Coupé, SEAT 850 Sport Coupé y el SEAT 850 Sport Spider –este último capaz de alcanzar los 150km/h- fueron vehículos hechos para todos aquellos apasionados de la potencia y de la velocidad en automóviles algo más alargados de lo habitual.

Aunque hablamos de un vehículo que dejó huella en la marca y en los corazones de los españoles, sí que es cierto que había determinadas carencias que sufría este vehículo. En carretera, se percibía cierta falta de estabilidad, ya que el coche contenía motor trasero y tracción trasera. El motor era otro de los dolores de cabeza de los propietarios de este vehículo, puesto que su sobrecalentamiento era constante.

Todo ello era compensado por la gran agilidad que demostraba el SEAT 850 en ciudad, sin duda, una de las consecuencias de la buena maniobrabilidad que poseía. Las virtudes fueron más fuertes que los defectos y este modelo se colocó en la historia de SEAT como uno de los más importantes. ¡Por eso tenía que estar en esta lista!

SEAT 850 rojo de dos puertas.

Innovación pura en el SEAT 127

Si hay una palabra que puede definir la aparición de este modelo de la marca española en 1972, esa es “innovación”. Muchas fueron las novedades que introdujo el SEAT 127 que no habíamos visto nunca en un vehículo fabricado por dicha empresa.

En gran parte, estos cambios los pudimos contemplar en la mecánica del coche: motor trasversal, tracción delantera, suspensión McPherson y dirección por cremallera. No obstante, a la hora de exponer exclusividades, no podemos olvidarnos del aprovechamiento del espacio en el interior del automóvil. La habitabilidad interior era del 80%, lo que le permitía ser más amplio que otros vehículos de tamaño superior.

¿Qué dato puede demostrar que el SEAT 127 marcó una parte importante de la historia de SEAT? Sin duda, las más de 500.000 unidades vendidas alcanzadas por este vehículo tras tres años y medio en el mercado.

Este modelo también se fabricó bajo la licencia Fiat y contó con numerosas versiones: de dos puertas, de cuatro puertas, comercial y versión 127 LS. De todas ellas, una de las más expandidas a nivel internacional fue la de cuatro puertas, que apareció en 1974. Era exclusiva de SEAT y tuvo un gran éxito en la exportación, alcanzando la venta en grandes series en la propia Italia a petición de Fiat.

¿Crees que Fiat siempre estuvo detrás de los modelos clásicos de SEAT? Consulta el siguiente coche, ¡tu opinión cambiará!

SEAT 127 de dos puertas.

SEAT 133: el primer coche sin paralelo en Fiat

Frente a ti, el primer SEAT sin paralelo en Fiat. No cabe duda de que este es uno de los grandes hitos que logró alcanzar este modelo, pero el SEAT 133 puede recordarse por más aspectos. Entre ellos, sustituir a lo grande -como se merecía- al popular SEAT 600. Este vehículo se encontraba obsoleto y, diecisiete años después de su salida al mercado, dejó de fabricarse en 1973.

Por ello, la responsabilidad de este nuevo modelo de SEAT era enorme. No obstante, este gran reto fue superado con creces por el 133 desde su lanzamiento en 1974. La marca mantuvo las características de la economía y de la dureza del utilitario antecesor y le añadió varios aspectos que le consagraron en el mercado.

Dos fueron las versiones que se vendieron al principio: una para gasolina normal y otra para gasolina súper. Ambas, con una potencia de 34 CV y 37 CV respectivamente, conseguían alcanzar con facilidad los 120km/h. La mecánica simulaba la de anteriores modelos de SEAT, donde motor y tracción se encontraban en la parte de atrás del vehículo. Por otro lado, el motor de cuatro cilindros derivaba directamente del SEAT 127.

¿Alguna otra curiosidad de este modelo? Podemos destacar la versión que se fabricó para ser exportada en Gran Bretaña. Esta contó con el volante a la derecha y tuvo muy buena acogida en el territorio británico.

¿Recuerdas a alguien de tu entorno que tuviera un SEAT 133?

SEAT 133 rojo de dos puertas.

SEAT Fura de tres y cinco puertas

Dejamos a un lado los modelos con números y nos centramos en vehículos SEAT que surgieron a partir de la década de los 80. Imposible olvidarse en esta época del SEAT Fura, otro producto bajo la licencia de Fiat.

Si recuerdas el Fiat 127, es probable que este vehículo te recuerde a él. Si es así, no te falta razón, puesto que el diseño del SEAT Fura se basó íntegramente en la última versión del modelo italiano. Por este motivo, los primeros vehículos fabricados de este tipo se denominaron “SEAT Fura 127”.

El primer modelo de SEAT Fura, fabricado de 1981 a 1983, contó con tres versiones: SEAT Fura L, SEAT Fura CL y SEAT Fura Crono. Por otro lado, el segundo modelo de este coche se lanzó al mercado en 1983 como consecuencia de la ruptura con Fiat por parte de la marca española.

SEAT tuvo que rediseñar el coche de una forma profunda para diferenciarlo del modelo italiano. Entre otras cosas, recibía un nuevo frontal con ópticas de menores dimensiones, apartaba los derivabrisas y añadió un capó del motor y un portón trasero de distinta estampación.

¿Por qué razón puede ser recordado el SEAT Fura? La aparición de este vehículo se considera un antes y un después en cuanto a la incorporación del portón posterior. En los anteriores modelos de SEAT, el maletero convencional era una opción que el comprador podía elegir o no -por ello, existían automóviles de dos y de cuatro puertas-. Sin embargo, el SEAT Fura incorporaba maletero en las dos carrocerías en las que estaba disponible -tres y cinco puertas-, característica que SEAT ha mantenido en los modelos posteriores hasta nuestros días. ¿Recordabas esta curiosidad del SEAT Fura?

SEAT Fura blanco.

El SEAT Panda que se convirtió Marbella

A lo mejor tú también tuviste un “piñazo” con un SEAT Panda como Estopa en su canción. No sería extraño; el modelo fue un verdadero éxito en nuestro país, por lo que era complicado salir a la calle y no encontrarse con uno.

Otra licencia Fiat provocó la creación de este modelo que se lanzó al mercado en el año 1980. Salieron a la venta dos diseños: Panda 35 y Panda 45, el segundo de ellos algo más caro, puesto que ofrecía más prestaciones y potencia de motor que el primero. Con el paso del tiempo, se fueron multiplicando las versiones de este modelo: Panda 40, Panda Terra, Panda Bavaria, Panda Montaña, etc.

En pleno apogeo, este modelo fue testigo de la ruptura entre SEAT y Fiat, factor que le involucró de lleno, puesto que el SEAT Panda era una versión del Fiat Panda. Ante esta desunión de las dos empresas, el proyecto del SEAT Panda debía renombrarse. Por ello, la marca española rebautizó a este modelo como SEAT Marbella.

A partir de esta aventura en solitario, SEAT comenzaría a nombrar a sus modelos como determinadas ciudades españolas. Ibiza tendrá suerte, ya que su nombre se designará al modelo más popular de la marca, el cual se ha mantenido en el tiempo con numerosas versiones exitosas hasta nuestros días. ¡Conoce el primer SEAT Ibiza que existió en el siguiente apartado!

SEAT Panda 45 del año 1985.

El primer SEAT Ibiza: cuando comenzó la leyenda

Hoy en día, no concebimos la marca SEAT sin su gallina de los huevos de oro, el SEAT Ibiza. Este modelo comenzó a forjar su historia en el año 1984. Hablamos del primer tipo de SEAT que la marca española elaboró de forma independiente. En este apartado nos referimos a la primera generación de este vehículo (1984-1993) que, actualmente, con sus nuevas versiones sigue triunfando en los concesionarios de todo el mundo.

Giorgetto Giugiaro fue el artífice de este modelo. Su diseño que fue rechazado por Volkswagen para la segunda generación del Golf, encontró una respuesta afirmativa en la marca española. Además, el proyecto contó con la colaboración de importantes marcas como Karmann y Porsche. Con estos actores, ¿cómo no iba a triunfar el SEAT Ibiza?

La misión principal de este modelo fue la de sustituir al SEAT Fura, aunque tomó como diseño la plataforma del SEAT Ronda. ¿Cuáles fueron los resultados de estas decisiones? Una gran habitabilidad dentro del vehículo y un peso superior al de la media.

El primer año de fabricación, la potencia del SEAT Ibiza variaba de 40 CV a 86 CV, dependiendo del motor insertado en el modelo, pudiendo alcanzar los 175 km/h en algunos casos. Con todas las cualidades dichas, este tipo de SEAT tuvo una gran acogida entre el público.

En España, fue un éxito de ventas y en el mercado internacional también se hizo hueco de una forma clara. Los factores que permitieron este éxito en los concesionarios fueron su bajo precio y su habitabilidad. Sin embargo, el alto peso y la baja calidad del acabado penalizaron mucho la venta del modelo. ¡Menos mal que la marca española aprendió de los errores en las versiones posteriores del SEAT Ibiza!

SEAT Ibiza SXI, la versión deportiva del primer modelo.

Otros inolvidables de SEAT

Somos conscientes de que hay muchos más vehículos de esta marca que merecen ser recordados en este artículo. Nos referimos, por ejemplo, al mítico SEAT 124, automóvil que salió a la venta en el año 1968. El que fue elegido “Coche del Año” en Europa era un vehículo espacioso (para cinco personas), fiable y muy económico.

Tampoco sería justo olvidarnos del SEAT 1430, un coche de cuatro cilindros y de 70 CV que alcanzaba los 150km/h. Dicho automóvil fue el protagonista absoluto el año en el que empezó a comercializarse (1969). El SEAT 132 por su potencia característica, el SEAT Ronda por su fácil manejo y el SEAT 131 por la robustez derrochada, son otros tres modelos que también serán eternos.

¿Te ha gustado el artículo? ¿Qué otro vehículo de esta marca añadirías a la lista? ¡Coméntanoslo en nuestras redes sociales!

Si te apasionan los vehículos clásicos, estos artículos te interesan:

 seguro coche antiguo

Los 9 Clásicos más inolvidables de SEAT
5 (100%) 2 votes

3 Comentarios

  1. Por cierto, el Fiat 1500 “Lunga” se lanzó en 1963, mismo año que nuestro Seat 1500. El año anterior se había iniciado la comercialización del Fiat 1500 “Taxi”, que fue el primer modelo en adaptar el cuatro cilindros de 1481c.c. de los Fiat 1500 tipo 116 en la carrocería “grande” de lo 1800/2100/2300 tipo 112, con la intención de ofrecer un coche de gran habitabilidad y reducido coste de explotación. Éste fue el predecesor de los mencionados Fiat 1500 L y Seat 1500.

  2. ¿Y dónde desarrolló Seat el 133, en los comedores? Hasta el año siguiente (1975) en que se inaguró el Centro Técnico de Martorell, la marca no dispuso de departamento de desarrollo; y de todos modos, de allí lo único que salió fue el motor 1010 de los 127 Especial, y el dos litros de 1919 centímetros cúbicos, modificaciones de cilindrada ambos sobre propulsores ya existentes para adaptarlos a nuestras peculiares normas fiscales. El 133, al igual que el resto de modelos, llegó totalmente definido desde Turín.

  3. El primero de todos, la seña del desarrollo nacional y orgullo de todos los padres de familia de bien, el 124.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *