Cómo hablamos a los perros, factor esencial en nuestra relación con ellos

Dime cómo hablas y te diré qué relación tienes con tu perro. Tanto nuestras voces como la forma que tenemos de comunicarnos con nuestras mascotas resulta fundamental a la hora de establecer un vínculo con ellas.

Chica abraza con cariño a un dóberman.

Como todos sabemos, si bien los perros no pueden hablarnos, eso no significa que lo que nosotros les digamos a ellos no influye en su comportamiento. Un estudio realizado por la Universidad de York asegura que tanto nuestras voces como la manera en la que hablamos puede determinar la relación que finalmente tendremos con estos animales.

A esa conclusión llegó un grupo de científicos tras llevar a cabo un experimento a través del cual un grupo de personas humanas hablaban a algunos perros con voz aguda y con ternura, para después otro grupo emplear un tono de voz más grave.

El objetivo del estudio era comprobar si la forma en que nos comunicamos con nuestros animales dómesticos realmente resultaba útil para ellos, ya que es bastante común que las personas hablen a los perros como si se tratasen de bebés o niños pequeños, a través del denominado como lenguaje baby-talk.

Por ello, se realizaron los dos tipos de pruebas, utilizándose para la primera frases como “eres un buen perro” o “vamos a dar un paseo”, todas ellas en un tono elevado y emocional, mientras que para conversar con el animal de un modo más formal simplemente se emplearon frases como “anoche fui al cine”. El resultado de esta prueba determinó que los perros deseaban interactuar físicamente en mayor medida con aquellos humanos que habían utilizado el tono más rítmico, según confirmaron los expertos.

“Este discurso rítmico agudo es común en las interacciones humanas con perros en las culturas occidentales, pero no se sabía mucho acerca de si verdaderamente beneficia a un perro“, explica la doctora Katie Slocombe, del Departamento de psicología de la Universidad de York. Esto afecta en consecuencia al animal, que con el que llevamos a cabo un “lenguaje canino” que es similar al que empleamos cuando queremos comunicarnos con los bebés.

De hecho, los canes eligieron tras los experimentos acercarse e interactuar físicamente con aquellas personas que usaron un tono dinámico y alto para comunicarse con ellos. Y es que esto a su vez aumenta nuestro vínculo con la mascota y mejora su capacidad de atención, siendo para ellos relevante o destacado lo que suena o escuchan como emotivo o agudo.

Calcula el seguro para tu perro

Cómo hablamos a los perros, factor esencial en nuestra relación con ellos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *