¿Por qué conducir en Navidad es más peligroso?

Los datos recogidos por la DGT y por las aseguradoras demuestran que estos días -los más cercanos a los festejos de Navidad- son los que registran una mayor siniestralidad en nuestras carreteras. Os explicamos las razones.

Sin duda 2017 no ha sido un buen año para las estadísticas de nuestras carreteras. El pasado 19 de diciembre los muertos en las carreteras españolas ya eran más que en todo el 2016: 1.169 fallecidos y contando. La tendencia descendente en el número de accidentes de tráfico mortales se ha roto tras cerca de una década en constante descenso.

Imagen de carretera repleta de tráfico en noticia sobre accidentes del estudio de MAPFRE en Navidad

Parece una fatalidad, incluso una ironía del destino, que durante estos días en los que nos reunimos con nuestros seres queridos sea cuando más probabilidades tenemos de sufrir un accidente o perder a alguien en la carretera. No es un dato ni mucho menos agradable, e incluso resulta inquietante hablar o escribir sobre ello. Tanto es así que algunos no pueden evitar recurrir a alguna superstición al hacerlo, como tocar madera o santiguarse. Pero lo cierto es que esta afirmación, estos datos, responden a la lógica, tal y como os vamos a explicar.

Según el último estudio de la compañía MAPFRE, basado en su propia cartera de asegurados, 1 de cada 4 accidentes tiene lugar  durante los días 22, 23, 29 y 30 de diciembre. Las razones de esta concentración son las siguientes:

En Navidad hay más desplazamientos

Muchos más. Según los últimos registros, se calcula que alrededor de 16 millones de desplazamientos. Ya saben lo que dicen de “vuelve a casa por Navidad”. De hecho, al contrario que en otras épocas vacacionales como la Semana Santa o el estival mes de Agosto, los desplazamientos que predominan en esta fecha no son los de largo recorrido. Pese a ello, todos estos desplazamientos cortos, concentrados en las fechas navideñas, se traducen en multitud de atascos y, sobre todo, multitud de conductores y vehículos en carretera. El vehículo preferido en esta época del año es el coche, y eso se nota. Máxime cuando son trayectos que no se prestan a compartir coche.

Están las comidas de empresa -que nunca son en la empresa-, las reuniones familiares,… y no nos olvidemos de las dichosas compras navideñas. Comprar los regalos, comprar adornos, comprar ropa para estrenar en fin de año, comprar todo lo que necesitamos para las comidas y cenas navideñas… ¿Te has parado alguna vez a contar la cantidad de veces que te desplazas por culpa de las compras navideñas?

¿Y en qué se traducen más coches y conductores en carretera? Pues, como es lógico, en más probabilidades de sufrir un accidente. A mayor número de desplazamientos y vehículos, mayor posibilidad de que se produzca un incidente durante los desplazamientos. Amén de todos aquellos conductores poco experimentados (el coloquialmente llamado “dominguero”) cuya pericia al volante puede ser menor. Y es que la práctica y la experiencia son un grado en todo, también en la conducción.

Más consumo de alcohol y drogas en Navidad

Es algo que debes tener en cuenta cuando sales a la carretera estos días. Incluso puede que lo hayas presenciado en primera persona. Porque no es tan raro ver a gente que conduce de forma “sospechosa” en los días de comida de empresa. Y así lo ratifican también los datos ofrecidos por la Guardia Civil de Tráfico en esta Navidad 2017/2018.

El resultado de los controles realizados es alarmante: uno de cada cuatro conductores que pasaron los test de drogas dieron positivo. Concretamente, de las 3.185 pruebas de drogas realizadas a conductores, el 26% dio positivo. Y en sólo siete días más de 2.150 conductores fueron detectados por agentes de la benemérita conduciendo bajo los efectos del alcohol u otras drogas.

Nos guste o no, ésa es la realidad. Durante estos festejos navideños el consumo de alcohol y drogas se incrementa de forma exponencial. Y la combinación de estas sustancias con la conducción es casi garantía de una desgracia.  “Varón entre 35 a 55 años, fines de semana, carretera convencional, con exceso de velocidad y positivo en Alcoholemia: prototipo candidato”. Así de contundente se mostraba el director de la DGT, Gregorio Serrano, sobre el prototipo de motoristas fallecidos en accidente este año, que han superado el medio millar.

Condiciones adversas

Todo influye en la conducción. Desde el buen estado de nuestro vehículo y de nosotros mismos al conducirlo, hasta el del firme por el que circulamos. No en vano la mayoría de puntos negros de nuestra red de carreteras se sitúan en carreteras convencionales cuyo pésimo estado de mantenimiento o escasa visibilidad son en gran parte causa de los accidentes que en ellas se registran.

Por eso no sorprenderemos a nadie cuando hablemos de cómo influye el invierno navideño en las estadísticas de accidentalidad. Conducir con fuertes vientos, carreteras heladas, niebla o con lluvia dispara la peligrosidad de las carreteras. De hecho no hace mucho mi compañero Víctor os dejaba 9 consejos fundamentales para conducir con lluvia sin peligro. Por eso, porque es invierno y la lluvia y el frío lo ponen más difícil, te aconsejo que sigas sus consejos y que extremes la precaución al volante.

En resumen: Carreteras llenas de domingueros y gente “embriagada” del espíritu navideño. Las Prisas y el estrés por esos regalos que te faltan o ese ingrediente imprescindible para la cena de nochevieja que se había agotado en tu super de siempre… Así que ya sabes: si te tienes que desplazar estas fiestas, hazlo con precaución, en plenas facultades, y con toda tu atención puesta no sólo en ti y en la carretera, sino en el resto de conductores que quizá no sigan estos mismos consejos.

 Banner comparador de seguros de todo tipo de vehículos: coches, camiones y motos.

¿Por qué conducir en Navidad es más peligroso?
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *