9 Consejos para Conducir con Lluvia

El agua puede jugarnos una mala pasada mientras estamos circulando en la carretera. Te mostramos una serie de recomendaciones que te vendrán muy bien para conducir con lluvia sin riesgos.

En determinadas épocas del año, como el otoño y el invierno, la lluvia es una realidad que puede gustar más o menos. En cualquier caso, este fenómeno atmosférico nos puede resultar bastante molesto y puede poner en riesgo nuestra vida si no tomamos las precauciones necesarias cuando nos dispongamos a conducir nuestro vehículo.

Conducir con lluvia puede ser peligroso si no sigues determinados consejos.

Puede parecer una tontería, pero cada año la lluvia se lleva por delante la vida de cientos de conductores. Debemos de circular con la máxima precaución y siendo conscientes de ello. ¿Qué debo hacer cuando me disponga a conducir con lluvia? ¡Sigue leyendo para averiguarlo!

Revisar los neumáticos

Lo primero que debes hacer antes de conducir con lluvia es revisar las ruedas de tu coche. Siempre es recomendable echarle un ojo a los neumáticos, pero con un temporal adverso, la exploración de los mismos tiene que ser una obligación.

¿Cómo saber si están en un estado idóneo? Muy fácil, deberás comprobar que el dibujo de la rueda tiene una profundidad entre los cuatro y ocho milímetros, medida ideal para que el neumático tenga una funcionalidad completa. Si esto no se cumple, el agarre del coche disminuirá peligrosamente y pondrás en peligro tu vida y la del resto de acompañantes. ¡No compensa jugársela tanto!

Llevar los “limpias” en buen estado

Otro elemento del coche que también deberías comprobar antes de arrancar son los limpiaparabrisas. Es probable que lleves con ellos bastante tiempo y que empiecen a chirriar o a quitar el agua que cae de una manera deficiente.

Fíjate bien en ellos, son una herramienta fundamental para conducir con lluvia. Cuando no se encuentran en perfecto estado, nuestra visibilidad puede ser nula en función de la cantidad de agua que caiga. Sin unos “limpias” en condiciones cuando llueve, nuestro accidente con el vehículo está prácticamente garantizado.

Por si no lo sabías, el limpiaparabrisas fue inventado por Mary Anderson en 1903. Se trata de una de las 11 curiosidades históricas de los coches clásicos. ¡Descubre datos que desconocías sobre los primeros vehículos que existieron!

Coches parados en un semáforo por la noche.

Encender las luces

En los días con lluvia, hay menos claridad, hasta tal punto que algunas veces parece que se ha hecho de noche. En estas condiciones, encender las luces cortas nos ayudará a ver mejor la carretera y a los demás vehículos.

Además de ello, las luces serán la forma más acertada de hacernos notar en la carretera, ya que facilitan que los demás coches nos vean. Pero las luces cortas no siempre son suficientes. En muchos casos, cuando la lluvia es intensa, es necesario incluso encender las luces de antiniebla traseras. ¡Evita accidentes poniendo las luces siempre que llueva!

Aumentar la distancia de seguridad

Seguro que eres consciente de que la capacidad de frenada de cualquier vehículo cuando el asfalto está mojado disminuye bastante. Por este motivo, el coche necesitará más metros para detenerse.

Incrementar la distancia de seguridad es una de las medidas más importantes que debes tomar cuando vayas a conducir con lluvia para evitar una colisión con el coche que llevas delante. Lo recomendable es que te tomes la conducción con paciencia, con responsabilidad y sin ningún tipo de prisa.

Parabrisas mojado mientras el coche circula por una carretera secundaria.

Disminuir la velocidad

La precaución es una de las claves cuando conducimos con lluvia. Los conductores irresponsables no tienen nada que hacer cuando empiezan a caer las primeras gotas de agua. Aunque las señales de tráfico fijas marquen una determinada velocidad máxima, nunca deberíamos acercarnos a esos límites, ya que las condiciones climáticas no son las idóneas.

Hay que reducir la velocidad cuando empieza a llover. Se trata de un consejo que no olvidarás ya que los carteles luminosos se encargaran de recordártelo según avances por las autovías. ¡Ir más despacio mientras llueve salva muchas vidas!

Evitar los charcos

Los charcos que se forman en los desniveles de las carreteras pueden ser de distintos tamaños. A pesar de que los pasemos con rapidez, son una amenaza que pone en peligro el control que tengamos sobre nuestro vehículo.

El agarre del mismo disminuye notablemente y esto puede suponer un susto en nuestra conducción. Por ello, lo mejor que podemos hacer es evitar dichos charcos y, si no es posible, atravesarlos con precaución. Cuidado con los grandes charcos cuando la lluvia está siendo intensa: ¡puedes quedarte atrapado con el coche en ellos!

Coches atravesando un charco creado por la fuerte lluvia en una ciudad.

Incrementar la precaución cuando empieza a llover

Las primeras gotas de lluvia son las más peligrosas. El agua que cae se mezcla con la grasa y el polvo que se acumulan en las carreteras, lo que puede convertir al asfalto en una auténtica pista de patinaje.

La adherencia se reduce y tienes que poner los cinco sentidos en el control de tu coche. Esta fase es incluso más peligrosa que cuando ya ha caído una cantidad de lluvia considerable (sin pasarse), ya que en esa fase, la carretera estará más limpia y el neumático del vehículo agarrará mejor que en el primer período de la precipitación.

Cuidado con la pintura de la calzada

La pintura de la calzada que sirve para señalizar líneas continuas, discontinuas, pasos de cebra, el sentido de la carretera o el límite de velocidad, entre otras cosas, tiene un agarre menor que el resto de la carretera cuando está lloviendo.

Debemos tener cuidado cuando pasemos por este tipo de señalizaciones, porque nuestro coche patinará si no vamos con cuidado. Presta especial atención en los pasos de peatones, ya que tienen una gran superficie pintada y el riesgo de patinar aumenta. En este sentido, ¡tampoco menosprecies a las alcantarillas!

Peatones cruzando un paso de cebra mientras llueve.

Evitar el aquaplaning

Se trata de uno de los peligros más comunes cuando hay una lluvia intensa. El aquaplaning es aquella acción en la cual el coche se va totalmente recto al perder toda la adherencia en la carretera.

¿Qué debes hacer cuando te enfrentes a un aquaplaning? Lo principal es combatir todos los impulsos primarios que tengas. Es decir, evitar frenar, acelerar y girar. También debes de levantar el pie del acelerador y mantener la dirección fija hasta que te percates de que el vehículo va disminuyendo la velocidad por sí mismo. ¡Aplica estos consejos y el aquaplaning no podrá con tu conducción!

Sigue los 9 consejos que te hemos dado para que la conducción con lluvia no sea un problema. Gracias a estas precauciones, podrás visitar multitud de destinos sin miedo y sin correr casi riesgos. Cuando empieza la temporada de lluvia en toda España, por ejemplo, dispones de 8 destinos únicos para visitar en otoño.

Si te ha interesado este artículo, los siguientes que te recomendamos no te defraudarán:

Banner comparador de seguros de todo tipo de vehículos: coches, camiones y motos.

9 Consejos para Conducir con Lluvia
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *