¿Cuánto corre un caballo? ¿Qué velocidad puede alcanzar?

Hay quién afirma que un caballo excepcional en circunstancias excepcionales podría correr a 85 km/h, aunque lo normal es que al galope la velocidad máxima de un caballo sea de unos 50 km/h. Pero cuando hablamos de caballos de competición hay que saber que el récord  de velocidad está situado en 70,76 km/h.

Lanzado al galope hay quién defiende que en libertad y sin soportar el peso de un jinete un caballo dotado de unas facultades extraordinarias podría alcanzar puntas de velocidad superiores a los 85 km/h, pero echando pie a tierra puede afirmarse que 50 km/h es una velocidad razonable para un caballo normal montado por un jinete de nivel medio.

En la corta distancia un Quarter Horse ostenta el récord de velocidad con 20,57 segundos empleados en recorrer 402 metros (un cuarto de milla) con 70,76 km/h, con puntas de 80 km/h. Cuando hablamos de distancias entre 1.000 y 3.000 metros el récord es para el caballo pura sangre que recorrió 2.414 metros (1,5 millas) en dos minutos y veintidós segundos, galopando a una velocidad de 60,86 km/h.

Después de un siglo y medio de análisis las estadísticas que manejan los criadores parecen confirmar que los caballos de competición cada vez son más rápidos, sobre todo cuando se trata de trayectos cortos. Desde 1850 la velocidad que puede desarrollar un caballo de carreras se ha incrementado de forma sustancial, con un primer aumento de prestaciones en el periodo existente entre finales del siglo XIX y 1910.

Después se produjo un parón que duraría hasta 1975, momento en el que comenzó una nueva etapa de mejora que fue todavía mayor que la primera. Finalmente los datos del último periodo estudiado –entre los años 1997 y 2012- muestran un incremento medio en la velocidad de los caballos del 0,11% anual.

En un reciente estudio los profesores de la universidad británica de Exeter, Patrick Sharman y Alastair Wilson, autores de una interesante investigación publicada en la revista científica “Biology Letters”, establecen la conclusión de que los caballos de carreras analizados han evidenciado un incremento de sus prestaciones en relación con una mayor velocidad en recorridos cortos.

Para Wilson y Sharman la explicación vendría dada porque durante las últimas décadas los criadores han favorecido las características genéticas de velocidad frente a las de resistencia, factor este último más valorado en las pruebas de larga distancia que generalmente son dominadas por caballos de origen árabe. Por cierto que el récord de velocidad en larga distancia (entre 40 y 160 kilómetros) está actualmente en 27 km/h.

Por otro lado distintos estudios reflejan que los factores genéticos suponen tan sólo un 30% del rendimiento de un caballo de carreras, y que son las técnicas de nutrición, el entrenamiento y la superficie de la pista los otros factores a tener en cuenta, cuestiones que explicarían porqué en los últimos años con el desembarco de las tecnologías de última generación en todos los ámbitos es cuando se han producido los mayores avances.

En lo referente a nuestro país desde 1978 El Señor, el mítico caballo de la cuadra Mendoza, tiene en su haber los récords de velocidad en las distancias de 2.200, 2.400, 2.500 y 3.000 metros, mientras que el nombre de Tucumán figura como el más rápido en los 1.400 y 1.500 metros.

Pero si de récords hablamos el absoluto de velocidad lo tiene Pérgamo montado por Carudel. Este caballo cubrió la distancia de 1.200 metros en un tiempo de poco más de un minuto y doce segundos -exactamente 1´22:08-, galopando a una velocidad de 59,340 km/h.

A nivel mundial la leyenda de ser el caballo más rápido de la historia tiene nombre propio, Secretariat, aunque en aquel momento los tiempos de cronometraje no estaban del todo oficializados. De cualquier forma si el corazón de un caballo normal pesa 3,8 kg, el corazón de Secretariat se comprobó que pesaba 9,9 kg.

Para terminar apuntar que el último récord de velocidad registrado data de 2008 y lo consiguió Winning Brew, una potranca pura sangre de dos años que corrió el ¼ de milla a la velocidad de 70,76 km/h. Anteriormente Big Racket (1945) y Onion Roll (1933) hicieron la misma distancia a 69,62 km/h.

Por último en el recorrido de milla y media (2.414 metros) el récord de velocidad está situado en 60,86 km/h. Lo consiguió en 1989 un caballo de tres años, Hawkster, en el hipódromo de Santa Anita (California).

Banner de seguros para caballo

¿Cuánto corre un caballo? ¿Qué velocidad puede alcanzar?
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *