11 curiosidades históricas de los coches clásicos

¿Corría mucho el primer vehículo de la historia? ¿El volante ha estado presente en el coche desde su origen? ¿Qué marca inventó el airbag? Descubre casi una docena de curiosidades históricas como estas en el siguiente artículo.

Si echas la vista atrás, te darás cuenta de que hay determinados aspectos de la historia de los primeros coches y de sus componentes que desconoces. El claxon, el cinturón de seguridad, el airbag o el propio volante son varios elementos de los coches que esconden particulares inicios que te sorprenderán.

Coche escarabajo clásico circulando por una carretera.

Los coches, como la vida misma, han cambiado mucho desde su origen. Por ello, no viene mal contemplar su pasado y comprobar lo que el mundo se ha transformado en más de un siglo. ¿Cuántas curiosidades históricas de las que te vamos a mostrar conocerás?

¿Cuánto corría el primer coche de la historia?

El primer automóvil de la historia no funcionaba con los carburantes que empleamos hoy en día. El método de autopropulsión era el vapor y la idea se le ocurrió al ingeniero militar Nicolas Cugnot.  Este primer coche que data del año 1770, el cual solo tenía tres ruedas, podía igualar una velocidad de 11 km/h.

Hay gente que considera que el primer coche de la historia fue aquel que se autopropulsó con un motor de combustión por primera vez. Ese no es otro que el Karl Benz. Este Mercedes-Benz fue el primero de los millones de vehículos que, años más tarde, abarrotarían el mercado mundial.

¿Cuál era la velocidad que podía alcanzar este coche? El salto cualitativo fue mayor que el de los vehículos de vapor y el Karl Benz alcanzaba una velocidad máxima de 40 km/h. ¿Te imaginas el mundo actual con coches que no superen esta velocidad? ¡Sería un caos!

Una de las curiosidades históricas es que el Karl Benz fue el primer coche movido por carburante.

¿Siempre hubo volante?

La pregunta parece absurda, pero todos los que contestan afirmativamente a esta cuestión están muy equivocados. Los primeros coches que sustituyeron a los caballos como medio de transporte no tenían un volante tal y como lo conocemos hoy en día.

La dirección del coche siempre ha estado controlada por el ser humano, aunque en sus inicios no había volantes circulares manejándola. Los primeros vehículos contenían palancas, manivelas o manubrios fabricados con madera. La forma de los mismos era variada: desde manubrios parecidos a los empleados en las motocicletas hasta manivelas con forma de curva y con una empuñadura de madera en su extremo.

La primera persona en emplear un volante de forma circular o timón fue Alfred Vacheron en 1894 durante una carrera en París. A pesar de que demostró que la comodidad y la efectividad de la conducción eran mucho mayores, no sería hasta una década más tarde, ya entrados en el siglo XX, cuando el volante se unificó con esa forma redondeada en la mayor parte de los modelos.  Eso sí, el tamaño de los primeros modelos era enorme comparado con los actuales.

La brillante idea del limpiaparabrisas

La mayoría de las veces, solo se les atribuye grandes inventos a los hombres en el mundo del automovilismo. Sin embargo, las mujeres también han desempeñado un papel importantísimo en este campo. En la actualidad, los coches no serían lo mismo si determinadas mujeres no hubiesen intervenido en su historia.

Una de ellas es Mary Anderson, inventora del primer limpiaparabrisas en 1903. Esta brillante idea le surgió en una visita a la ciudad de Nueva York. El conductor de un tranvía en el que iba montada tenía que bajarse continuamente del mismo para limpiar la suciedad y el agua que caía de la lluvia. Gracias a la imaginación de la estadounidense, ¡la lluvia y la nieve dejaron de ser problemas en la conducción!

Limpiaparabrisas de un coche aparcado en la calle.

¿Cuándo surgió el claxon eléctrico en los coches?

Aunque nos parezca mentira, no siempre hubo un claxon eléctrico en cada coche. Una de las curiosidades históricas que te traemos es que los primeros vehículos emplearon un sistema más tradicional para advertir a los demás conductores. Estamos hablando de la bocina, ese dispositivo formado por una pera de goma y una trompeta de metal. Tras emplearse para la caza y para la música, a finales del siglo XIX los vehículos comenzaron a integrarla.

A principios del siglo XX, hubo intentos por introducir más prestaciones en los volantes. Con esta intención, Robert Bosch patentó en Alemania en el año 1914 la bocina eléctrica de coche que saldría al mercado por primera vez siete años después, en 1921. ¡Cuántas rabietas ha pagado este invento desde ese año!

¿Qué coche clásico asimiló más de la mitad del mercado?

A día de hoy, si nos comentan que hay un modelo de coche que ocupa el 55% del mercado, la probabilidad de que nos estén tomando el pelo es bastante amplia. La actual competencia mundial es el principal motivo por el cual, el hecho que te hemos comentado no puede suceder.

No obstante, hubo un coche clásico que, en su día, aprovechó la escasa competencia del momento para hacerse con este porcentaje tan grande del mercado. Hablamos del Ford T que, ocho años después de comercializarse, alcanzó este récord que ningún vehículo ha vuelto a superar. En 1916, este auto de la marca americana sí logró que el 55% de los coches que había en el mundo fuesen del Modelo T.

El Ford T fue un verdadero éxito de ventas: se fabricaron 15 millones de vehículos. Además, dicho modelo también sustenta el logro de ser el primer coche que se produjo en cadena en el año 1908. ¿A que te están gustando las curiosidades históricas?

El Ford T asimiló más de la mitad del mercado en su día.

¿Cuándo se introdujo la primera radio en un vehículo?

Qué imprescindible nos parece tener radio en el coche, ¿verdad? Pues este medio de transporte tuvo que esperar varias décadas para introducir por primera vez esta acertada prestación.

El Ford Modelo T, el vehículo más popular de su época (tal y como hemos visto en el punto anterior), fue el primer vehículo de la historia en equiparse con una autorradio. El mérito fue del inventor George Frost, el cual desarrolló un modelo de radiorreceptor que podía ser manejado con dos únicos botones. Por otro lado, el primer dispositivo receptor de radio en el coche no se comercializaría hasta el año 1930, cuando Manufacturing Corporation lanzó el Motorola 5T71.

Primer vehículo con cinturón de seguridad

Este sistema de seguridad no ha sido siempre obligatorio y, por supuesto, no siempre ha estado integrado en los coches. A día de hoy, no nos imaginamos un vehículo sin esta tira protectora que tantas vidas ha salvado desde su creación.

No obstante, el cinturón de seguridad no se insertó en un vehículo hasta mediados de los años 50. En 1956, algunos modelos de Ford añadieron, de modo opcional, este sistema de seguridad indispensable en la actualidad. A pesar de ello, el invento del cinturón de seguridad se relaciona más con la marca Volvo.

En 1959, esta compañía introdujo el primer cinturón de seguridad montado en serie y el primero de tres puntos –similar al empleado hoy en día- en su coche Volvo Amazon. En ese mismo momento, la marca sueca se hizo con la patente de este invento que, más tarde en 1962, liberó para que el resto de marcas pudieran integrarlo en sus modelos. ¡Hablamos de una de las curiosidades históricas más importantes de todos los tiempos!

Si tienes hijos y no sabes muy bien cómo adaptar su silla del coche al cinturón de seguridad, te recomendamos que leas este artículo para que tengas en mente la nueva normativa a la hora de colocar los alzas de los niños.

Persona circulando con el cinturón de seguridad puesto.

¿Cuándo apareció el airbag en los coches?

Si hay un complemento perfecto para el cinturón de seguridad, ese no es otro que el airbag. Esta bolsa de aire que amortigua los posibles golpes de los ocupantes del coche con el interior del vehículo tiene unos orígenes particulares.

Se trata de un invento procedente de la industria aeroespacial. El primer prototipo fue conceptuado para ser insertado en aviones en torno a los años 50. Sin embargo, décadas más tarde,  los coches pedían a gritos nuevos sistemas de seguridad. Variados vehículos salieron al mercado con este extra, no obstante, el primero que se vendió en serie con esta prestación fue el Oldsmobile Toronado de 1973. A partir de ese momento, ¡el airbag se convirtió en un componente indispensable!

Salpicadero heredado del carro de caballos

Muchas veces nos cuestionamos el nombre de las cosas y estas preguntas no tienen una respuesta coherente y fundamentada. No es el caso del salpicadero de los coches, ya que su denominación proviene de una parte del carruaje que trasladaban los caballos antes de que los vehículos aparecieran.

Cuando los caballos eran el medio de transporte de referencia, los carruajes incorporaban bajo los pies un tablero de madera en forma de L que tenía como principal función de evitar las salpicaduras del agua y del barro. Dicho tablero se mantuvo y se alargó hasta la altura del tronco del conductor con la aparición de los primeros coches clásicos –. La historia del salpicadero, como ves, es una de las curiosidades históricas más particulares que te hemos mostrado.

Coche de caballos donde se observa un salpicadero bastante alto.

Los coches eran la alternativa verde

Antes de que existiera el coche, como ya hemos comentado, los caballos eran el principal medio de transporte en las grandes ciudades. El animal era visto por mucha gente como un foco de contaminación, por la cantidad de excrementos que dejaba en las calles.

Por ello, muchos vieron en el coche un nuevo medio de transporte menos contaminante y perjudicial para el medio ambiente. El desconocimiento poblacional expandió el pensamiento de que este nuevo medio de transporte era “la alternativa verde” al carro de caballos y creó una de las curiosidades históricas más llamativas. ¡Qué equivocados estaban!

El coche más caro de la historia

Las subastas se han convertido en verdaderos centros de atención para la adquisición de vehículos de todo tipo. Los clásicos no se han quedado atrás en este aspecto y encabezan las pujas más suculentas jamás pagadas en este tipo de actos.

El Ferrari 250 GTO es, de forma oficial, el coche más caro del mundo si tenemos en cuenta su valor en dólares. En el año 2014, un comprador lo obtuvo por 38,11 millones de dólares. Se trata de un modelo fabricado entre los años 1962 y 1964 que, en el mercado de ocasión de los años 70, no superaba los 7.000 dólares.

No obstante, si tenemos en cuenta el valor en euros de este coche, nos percatamos de que no es el más caro de la historia. La fragilidad del dólar durante la época en la que se adquirió este coche en la subasta provoca que su valor en euros fuese de 28,5 millones. Hay un coche de la escudería italiana que fue subastado por un valor mayor teniendo como referencia la moneda europea.

El Ferrari 335 Spider Scaglietti 1957 es el coche más caro del mundo en cuanto a millones de euros se refiere. Fue subastado por 35,7 millones de dólares o, lo que es lo mismo, 32 millones de euros –cuando se produjo la compra, la moneda americana estaba más revaluada que en el caso anterior-. Curioso, ¿verdad? En cualquier caso, Ferrari cuenta con el coche más caro de la historia tanto en millones de dólares como en millones de euros.

El Ferrari 335 Spider Scaglietti 1957.

¿Conoces alguna curiosidad más sobre coches clásicos? ¿Te ha gustado nuestro artículo sobre curiosidades históricas? ¡Comparte tu comentario y tu opinión en esta entrada o en nuestras redes sociales!

Si te apasionan los coches clásicos y te resultan entretenidos los artículos de curiosidades históricas, sin duda te recomendamos que leas las 8 curiosidades que no sabes de las Volkswagen Bully. Por otro lado, cuando quieras conocer más historia del mundo de los coches clásicos, una buena opción es visitar los 11 Museos de Vehículos Clásicos que debes visitar en España. ¡Antes échale un ojo a nuestro artículo!

Banner vehículos clásicos

11 curiosidades históricas de los coches clásicos
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *