¿Es malo dormir con nuestras mascotas?

Que perros y gatos duerman con sus dueños o que compartan habitación es un hecho habitual que tiene defensores y detractores. Unos aseguran que aumenta el vínculo entre animal y persona, mientras que por el contrario otros lo ven como algo antihigiénico que puede afectar negativamente a la salud.

Aunque meter una mascota en la cama pueda parecernos una cuestión intranscendental, lo cierto es que los expertos nos están advirtiendo de que se trata de una decisión tan importante como escoger el lado en el que dormimos, la almohada que utilizamos o la luz que dejamos entrar en nuestra habitación.

En España se calcula que al menos el 14% de los dueños de perros y el 33% de los de gatos duermen de forma habitual con sus mascotas y si decidimos navegar por internet a la búsqueda de datos más allá de nuestras fronteras, nos encontraremos con que en Reino Unido el 16% de las mascotas pasa la noche en el mismo cuarto que sus dueños y que un 14% lo hace en la misma cama, aunque es en Estados Unidos donde estos porcentajes alcanzan el 56% y el 50%, respectivamente, probando con ello que los norteamericanos ocupan los primeros lugares del ranking de convivencia con los animales de compañía.

Pese a la polémica existente y dejando a un lado la mayor o menor higiene en nuestros hábitos cotidianos, dormir junto a una mascota no tiene por qué afectar negativamente a nuestra salud, salvo que tengamos diagnosticada alguna afección  de tipo alérgico o respiratorio. En este sentido desde un punto de vista médico es totalmente desaconsejable que aquellas personas que padezcan algún tipo de alergia a los animales o que sufran de asma compartan cama o habitación con sus mascotas.

En cuanto a si la presencia de animales de compañía en la misma habitación facilita o impide un correcto descanso nocturno, un estudio de la Clínica Mayo concluye que este tipo de comportamientos no empeora el descanso, algo que por el contrario si puede llegar a suceder cuando perros o gatos duermen en nuestra misma cama, dado que ello nos obligará a adoptar una postura inusual.

Como dato curioso hay que destacar que de las 152 personas analizadas por la Clínica Mayo un 21% de los propietarios de perros y un 7% de los dueños de gatos se quejaron de que en ocasiones su descanso se veía alterado por los ronquidos de los animales.

Calcula el seguro para tu perro

¿Es malo dormir con nuestras mascotas?
1 (20%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *