En los Everglades los perros ayudan a capturar pitones birmanas

Las pitones birmanas son una especie invasora que está diezmando a la fauna autóctona del Parque Nacional de los Everglades en Florida. Grupos de cazadores profesionales y de perros rastreadores trabajan conjuntamente en su captura.

El Parque Nacional de los Everglades es un área pantanosa de unos 6.100 kilómetros cuadrados situada en el sur de Florida. En la década de los ochenta los biólogos y guardas que cuidan de este espacio protegido comenzaron a detectar la presencia de las primeras pitones birmanas procedentes, probablemente, de sueltas de personas que habían tenido a estos reptiles como mascotas.

En estos momentos se calcula que podrían existir en los Everglades unas 10.000 pitones birmanas, unas serpientes constrictoras que pueden llegar a medir seis metros y pesar 90 kg y cuya presencia prácticamente ha terminado con toda la fauna de pelo en algunas zonas del parque, con las aves acuáticas e incluso diezmado las poblaciones de caimanes en edad juvenil.

Para intentar reducir el impacto de esta especie invasora las autoridades de Florida lo han probado casi todo en los Everglades, un humedal subtropical con una densa vegetación donde las pitones birmanas han encontrado un hábitat perfecto para vivir y multiplicarse. El último intento son los grupos de cazadores profesionales que han comenzado a trabajar en éste área junto a los perros del proyecto EcoDogs, animales que han sido previamente entrenados en los pantanos de Alabama.

Es difícil descubrir el rastro que dejan los reptiles, especialmente las serpientes, pero estos perros, que antes trabajaban detectando explosivos, han sido readaptados y reentrenados para localizar a las pitones birmanas, sus nidos y sus escondites, aunque cuando hace calor el trabajo se complica porque entonces las serpientes prefieren retirarse a las zonas húmedas y eso dificulta su localización y pone a los perros y a los cazadores en riesgo de sufrir un ataque inesperado.

Cuando alguno de los animales localiza una serpiente nunca se aproxima a menos de cinco metros del ofidio, limitándose a marcar la posición y dirigiendo su hocico en dirección a donde se encuentra la serpiente para que sean los cazadores los que entren en acción. Los responsables de los Everglades reconocen que la erradicación total de las pitones birmanas es prácticamente imposible y por ello su objetivo es reducir al máximo su población con la ayuda de los cazadores y de sus perros rastreadores.

seguro para perro

En los Everglades los perros ayudan a capturar pitones birmanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *