¿De verdad existen los perros verdes?

De vez en cuando escuchamos noticias del nacimiento de perros verdes, una rareza biológica que dura pocos días y que se debe a que durante el embarazo los cachorros han estado en contacto con una sustancia llamada biliverdina, un pigmento que de forma natural se encuentra en la placenta de las hembras.

El extraño caso de los perros verdes

“Es más raro que un perro verde”. Esta es una frase coloquial que muchos hemos escuchado y que suele utilizarse para calificar algo infrecuente que sucede de forma poco habitual, porque todos sabemos que los perros pueden llegar a ser de muchos colores, pero nunca verdes. Pero cuando se trata de la naturaleza las afirmaciones tajantes son verdad hasta que la realidad prueba lo contrario y al igual que sucede con los “mirlos blancos” los perros verdes existen.

Cada cierto tiempo los medios de comunicación y las redes sociales informan con sorpresa del nacimiento de cachorros de color verde, una alteración que dura pocos días y que viene producida porque durante el proceso de gestación, e incluso durante el parto, las crías han estado expuestas a un pigmento placentario llamado biliverdina y que como su propio nombre indica es de color verde.

La existencia de este pigmento en la placenta de algunos mamíferos es una circunstancia totalmente normal y para que su presencia sea visible a la vista es necesario que el pelaje del cachorro sea de color claro y que durante el desarrollo embrionario el contacto con el pigmento haya sido suficiente para llegar a provocar el tintado.

Desde un punto de vista químico la biliverdina es un subproducto procedente de la degradación de la hemoglobina. Cuando los glóbulos rojos de la sangre finalizan su ciclo de vida las moléculas resultantes primero pierden las trazas de hierro, adquiriendo entonces un color verde, para posteriormente pasar al amarillo (bilirrubina).

Es habitual en el caso de los perros y de otros animales que cargan más de un feto, que durante el proceso de preñez los bordes de la cavidad uterina estén llenos de sangre, lo que provoca que una parte de la misma puede terminar, junto con la biliverdina, en el interior de la placenta que por esta razón tiene una tonalidad verdosa.

De esa forma si durante los meses de desarrollo intrauterino el pelaje de los cachorros entra en contacto con este pigmento al final del mismo asistiremos al nacimiento de los famosos y raros perros verdes, un milagro de la naturaleza que tan sólo dura unos cuantos días.

Calcula el seguro para tu perro

¿De verdad existen los perros verdes?
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *