El gasoil amenaza con hundir al transporte por carretera

Tan sólo durante el segundo semestre de 2017 los precios del combustible subieron un 12,29%, provocando que los costes de un tráiler de carga general se hayan elevado una media del 2,2%, una circunstancia negativa que en el transporte de mercancías se suma al abismo existente entre costes y precios.

En el último Observatorio de Costes elaborado por el Ministerio de Fomento un tráiler de carga general que realiza 120.000 kilómetros anuales (un 85% de los mismos en carga) y que es arrastrado por una tractora de 420 CV con un consumo medio de 38,5 Litros/100 km, presentaba unos costes medios por combustible de 42.000 euros anuales, cifra que representaba un 33,1% de sus gastos totales.

En el mismo Observatorio también aparece que si esa misma tractora se dedica al arrastre de una plataforma frigorífica el gasto en gasoil se elevaría entonces a los 46.400 euros anuales y el porcentaje sobre los costes totales pasaría a ser del 34,4%. En ambos casos el combustible se posiciona cómo la segunda partida en las cuentas empresariales por detrás de salarios y dietas (37,5%).

Hay que recordar que prácticamente ayer, concretamente en 2015, el gasoil suponía un 32,2% de los costes de un tráiler generalista y un 33,4% en el caso de un tráiler frigorífico, lo que viene a demostrar que cada vez que sube el gasóleo el transporte de mercancías por carretera tiembla, sobre todo cuando se constata que la brecha entre costes y precios no deja de crecer.

Durante el año pasado el precio medio del litro de gasoil pasó de los 1,0644 euros de diciembre 2016 a los 1,1381 euros de diciembre 2017, lo que supone un incremento interanual del 6% que para un tráiler de carga general se traduce en que los costes protagonizados por el combustible hayan subido un 2,2%.

Pero lo más preocupante es que tan sólo durante el segundo semestre de 2017 el precio del gasoil se incrementó un 12,29% y que la tendencia alcista tiene según los expertos previsión de mantenerse en los próximos meses, lo que está provocando que muchas empresas hayan decidido incorporar a sus flotas camiones propulsados por gas natural vehicular.

En este sentido los fabricantes de camiones están acelerando sus propuestas GNL (gas natural licuado) y GNC (gas natural comprimido) con nuevas alternativas de larga distancia que pueden llegar a los 1.000 kilómetros de autonomía y propulsadas por motores que ya alcanzan los 460 CV.

 banner comparador seguros motor vehiculos coches camiones y motos

El gasoil amenaza con hundir al transporte por carretera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *