La Generalitat negocia con Fomento peajes obligatorios para la N-340

peajes generalitat

Los tramos afectados estarían situados entre Vinaroz y Hospitalet del Infante y entre Altafulla/Torredembarra y Villafranca del Penedés.

La Generalitat de Cataluña vuelve a la carga en su política de peajes obligatorios para camiones, aunque esta vez la medida afectaría a aquellos vehículos que circulen por los tramos no desdoblados de la N-340, el famoso “corredor del Levante”. Con este objetivo se estaría negociando con el ministerio de Fomento y con el Gobierno las correspondientes bonificaciones en los peajes para todos aquellos camiones que sean desviados obligatoriamente hacia la AP-7.

Esta solución sería similar a la que desde hace años se aplica en un tramo de 81 kilómetros de la N-II a su paso por Cataluña, donde por razones de seguridad vial y de congestión en los niveles de tráfico los camiones son desviados obligatoriamente hacia la autopista A-7. En ambos casos las organizaciones de transportistas critican la política de descuentos y defienden que los peajes sean totalmente gratuitos dado el interés social que tiene este tipo de medidas.

Inicialmente los planes de la Generalitat pasan porque los camiones tengan restringida la circulación en dos tramos concretos de la N-340. El primero estaría comprendido entre Vinaroz (Castellón) y Hospitalet del Infante (Tarragona) y el segundo entre las localidades de Altafulla y Torredembarra (Tarragona) hasta Villafranca del Penedés (Barcelona).

En ambos casos los peajes tendrían una bonificación del 35% con carácter general, descuento que en el caso de los tráficos locales podría llegar al 50%. La propuesta de la Generalitat también incluye la exención en el pago de peajes para los movimientos internos que realicen los residentes por la AP-7.

Entre julio y diciembre de 2015 el ministerio de Fomento, de acuerdo con el Comité Nacional del Transporte, realizó una prueba piloto de peajes voluntarios en algunas autopistas de nuestro país, una iniciativa que se cerró con un auténtico fracaso dado que a pesar de las bonificaciones tan sólo un pequeño porcentaje de camiones se trasladaron de las carreteras nacionales a los tramos con peaje.

Ahora desde Fomento se baraja la posibilidad de que la futura aplicación de una medida de este tipo pase a tener carácter obligatorio, algo a lo que se oponen frontalmente los transportistas, que mantienen su postura de la gratuidad total.

 

La Generalitat negocia con Fomento peajes obligatorios para la N-340

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *