5 miedos comunes en perros y cómo combatirlos

Como los humanos, los perros desarrollan miedos y fobias a determinadas cosas. Te contamos los 5 más comunes y te damos unos breves consejos para que intentes ayudar a tu perro a superar su miedo.

perro con miedos y temores

Quizá una de las cosas que hace que los humanos nos llevemos tan bien con los perros (y ellos con nosotros) es lo mucho que nos parecemos en algunas cosas. Y una de ellas es que se trata de seres sensibles. Al igual que nosotros, lo perros son seres expuestos a lo que sucede en su entorno y susceptibles de padecer y desarrollar temores, miedos e incluso fobias.

Seguramente tú también tengas alguna fobia o miedo a alguna cosa. ¿Quizá a las arañas? ¿a las alturas? ¿a las aglomeraciones de gente? Pues bien, tan lógicos o ilógicos son tus miedos como los que puede padecer tu perro.

Un perro puede temer desde algo tan habitual como los truenos y los fuegos artificiales, hasta algo totalmente absurdo, como los adornos de cristal que tu madre tiene en la estantería o ese peluche de la cama que ganaste en una feria. Y sí, puede que te haga gracia. Pero si tu perro lo pasa mal y sufre a causa de alguno de estos miedos, lo normal es que nos preocupemos y tratemos de ayudarle ¿no? Así que empecemos, estos son los 5 miedos más comunes en perros:

Mi perro tiene miedo a las escaleras

Muchos perros tienen miedo de subir y bajar escaleras, sobre todo cuando son cachorros, pero también es un temor muy habitual entre las razas más pequeñas (aunque no exclusivo de ellas). La principal razón que explica este miedo según los especialistas en conducta canina es una falta de exposición a este elemento arquitectónico cuando son aún cachorros. Es decir, si un cachorro crece en un ambiente sin escaleras, donde todos sus desplazamientos son en horizontal, cuando el perro deba enfrentarse a ellas ya adulto, puede verse intimidado por algo que para él es totalmente desconocido.

perro con miedo en escalones

Es decir, debemos trabajar con los cachorros en subir y bajar los escalones para que les pierdan el miedo desde pequeños. Bien ayudándonos de alguna golosina o incentivando que lo hagan de alguna otra forma.

Otra posible causa es que el perro quedase “traumatizado” por una mala experiencia con unos escalones. Si el animal se cayó y se hizo daño es normal que les cogiese miedo. Tendremos que trabajar con él tratando de convertir el hecho de subir y bajar escaleras en algo divertido mediante estímulos y alabanzas o caricias. Incluso si al principio le cuesta mucho y da sólo un para de pasos. No tengas miedo a recompensarlo con golosinas en esos primeros peldaños hacia su recuperación de este temor.

Mi perro tiene miedo al agua y es imposible bañarlo

Si tu perro sale pitando o desaparece cual mago a la hora del baño… tranquilo, no estás solo. Es algo muy común. Y sí, mientras que a algunos perros simplemente no les gustan los baños, otros realmente les tienen auténtico pavor. Un miedo probablemente causado también por una mala experiencia del pasado (quizá cuando era aún un cachorro).

perro con miedo al baño

Puedes tratar de ayudar a tu perro a superar su miedo al baño o al agua recompensando un comportamiento tranquilo con golosinas. Hazlo poco a poco al principio. Sin prisas. Asegúrate, por otra parte, de que el agua esté caliente (lo suficiente pero sin quemar, como si fueses tú el que se va a bañar). Y, si dispones de ella, pon una alfombra antideslizante en la bañera. Porque les ayuda a sentirse más seguros. Los resbalones, como es lógico, no ayudan a perder el miedo. 

También puedes optar por hacer uso de un paño o esponja para el lavado de tu perro, en los casos en que le asuste el agua corriente. También puedes probar con pulverizadores ajustables o tratar de hacerlo con una manguera, si lo que le da miedo es el grifo y que salga con mucha presión el agua de él.

Mi mascota tiene miedo a los desconocidos y los extraños

¿Le teme tu perro a las personas que no conoce? ¿Le producen ansiedad? Es posible que sea tímido. Pero lo más probable es que no lo hayamos sociabilizado lo suficiente cuando era aún cachorro. Y el problema es que un perro temeroso y tenso puede desembocar en ladridos incontrolados e incluso, si la situación le supera o se siente amenazado por un extraño, puede acabar mordiéndole.

perro con miedo a los extraños

En este caso lo aconsejable es pedir a alguien de confianza para nosotros que acuda a hacernos una visita. Lo haremos bajo estas premisas: que el “desconocido” para nuestro perro no haga contacto visual con él, que no le toque y que no se dirija a él. Como si no estuviese.

A partir de ahí lo siguiente que debe hacer nuestro amigo o familiar de confianza es dejar golosinas para el perro en el suelo, junto a él (elegiremos alguna que sea especialmente apetecible para nuestra mascota, para hacerlo más fácil). De esta forma nuestro amigo de cuatro patas tendrá un incentivo para sentirse estimulado de forma positiva por ese extraño. Acercándose a él en busca de la golosina. Y comprobando que no sucede nada malo. Al contrario.

El visitante no deberá tocar a la mascota, salvo que ella misma busque el contacto. Después de esto, si todo sale bien, deberemos repetir la operación con otra persona. Así acostumbraremos a nuestro perro a no sentir que las visitas de extraños son una amenaza. Si no que pueden traer consigo una experiencia “apetitosa”.

El perro tiene ansiedad por separación: llora cuando me voy

¿Tu mascota no deja de llorar cuando te estás preparando para salir de casa?¿Hasta el punto de que es un drama para ti marcharte y te sientes mal dejándoles? Es comprensible. Es también uno de los miedos más comunes entre los perros. Según explican algunos educadores caninos, probablemente el animal teme que no regresemos nunca a casa.

Para tratar de lidiar con este problema hemos de trabajar en “insensibilizar” a nuestro perro respecto de nuestras salidas y entradas al hogar. Para ello debemos ignorar a nuestra querida mascota en los momentos previos a nuestra marcha. Ya que deshacernos en mimos, caricias y atención a nuestro perro antes de marchar puede ser muy contraproducente. Porque le estaríamos dando en estímulo de lo que él está temiendo perder, haciendo que su miedo sea aún mayor.

perro con ansiedad por separación llorando por miedo a que su amo no vuelva a casa

Lo mejor es aprovechar aquellos días en que no nos vamos a ir a ninguna parte (aprovechar un día de fin de semana que no tengamos plan, por ejemplo). Entonces lo que hacemos es seguir nuestro ritual de antes de salir de casa (coger las llaves, la chaqueta, la mochila… lo que solamos coger y hacer cuando nos vamos a trabajar o salimos de casa por unas horas). Salimos de casa e inmediatamente volvemos.

De esta forma rompemos la asociación que el perro hace entre ese ritual nuestro y el hecho de que realmente nos vayamos durante horas. Es una operación que podemos repetir en varias ocasiones, hasta que el perro no vea nuestra salida como algo malo. Además, podemos complementar esto con un juguete o una golosina para el animal. Justo antes de marcharnos. Así asociará nuestro ritual de salida de casa con un estímulo positivo.

Si mi perro le ladra al aspirador o huye de él

Las aspiradoras suelen ser bastante ruidosas y molestas tanto para nosotros como para nuestros queridos animales. Pero además pueden resultar también grandes e intimidantes para los perros de razas más pequeñas. perro con miedo huyendo del aspirador

Para algunos perros la aspiradora es ese monstruo metálico que vive en el armario y cuando sale domina a su amo, su territorio y hace un ruido insoportable. Así que podríamos decir que “entendemos” que muchos perros le ladren a la aspiradora, la muerdan incluso, o que directamente salgan pitando atemorizados.

En este caso de nuevo la desensibilización es la clave para  que podemos ayudar a nuestro perro a superar su miedo. Empecemos por el armario. Que la aspiradora se mantenga fuera del armario (no va con segundas) es una buena idea para que nuestro perro se acostumbre a ella como un elemento más presente en el hogar. Déjala unos días fuera y no tardará en acostumbrarse a ella. Dejando de ser ese monstruo que de vez en cuando viene de visita.

via GIPHY

Otra cosa que puedes hacer es grabar el sonido de la aspiradora a máxima potencia. Hazlo con tu teléfono y ponle la grabación a tu mascota al mismo tiempo que juegas con él y le das una golosina. De nuevo enseñamos a nuestro perro a asociar algo positivo a un estímulo que él asociaba a algo amenazante. Si combinamos ambas acciones al final el perro le perderá el miedo. Eso sí, no le pidas que le guste el ruido del aspirador. Yo no soy un perro y ¡lo detesto!

Y hasta aquí hemos llegado con nuestro artículo sobre los miedos más comunes en perros. ¿Te ha servido de ayuda? ¿Has probado alguna de estas técnicas? ¿Tu perro tiene otros miedos y no sabes cómo ayudarle? Pues no dejes de contárnoslo en los comentarios. Cuéntanos tus experiencias. Estas son algunas de las cosas comunes que pueden causar miedo en los perros. Hay muchas otras cosas que pueden causar ansiedad en los perros. Como cuestión de hecho, es diferente en perros individuales. Sin embargo, esperamos que estos consejos le ayuden a comprender cómo abordarlo en general y ayudar a su perro a salir de la situación.

seguro para perro

5 miedos comunes en perros y cómo combatirlos
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *