Mustang, los caballos salvajes que conquistaron el Oeste americano

A pesar de estar protegidos y de ser un símbolo de la historia americana las poblaciones de “mustang” continúan en declive. La necesidad de pastos para el ganado es la causa de que los mustang, descendientes de los caballos que llevaron los conquistadores españoles, sigan siendo cazados en muchos lugares de Estados Unidos.

Manada de caballos mustang pastando libres

Cuando los primeros colonizadores europeos alcanzaron las Grandes Llanuras norteamericanas se encontraron con que en aquellas gigantescas praderas habitaban millones de bisontes y millones de caballos salvajes descendientes de aquellos otros que los colonizadores españoles llevaron a América durante el siglo XVI.

Se estima que en Norteamérica los caballos prehistóricos se extinguieron durante el pleistoceno víctimas de la caza y de los cambios climáticos que acabaron con los pastos y la cobertura vegetal, de forma que los dos millones de cimarrones que se calcula que llegaron a existir antes de la conquista del Oeste, los famosos “mustang”, tenían origen español en alguna parte de su herencia genética.

Ese pasado hispano todavía se puede encontrar en los denominados Mustang Kiger, una subespecie que habita en una reducida zona en el sureste de Oregón -Steens Mountain- y que están considerados como los más próximos a los primigenios caballos españoles andaluces.

dos caballos mustang juntos

Desde un punto de vista gramatical el vocablo anglosajón “mustang” deriva directamente del castellano mustango, una palabra que define a los caballos mesteños que se encuentran salvajes y sin dueño conocido y que en la Castilla del siglo XIII se convertían en propiedad de quienes fueran capaces de capturarlos.

Con el paso del tiempo los caballos de los conquistadores españoles que pudieron recuperar su libertad acabaron por convertirse en los actuales “mustang”, caballos salvajes con una alzada de 1,35 a 1,55 metros que fueron domesticados por sioux y apaches, las dos grandes tribus americanas, y utilizados por su robustez y rápida carrera como medios de transporte y en las partidas de caza.

Indios subidos a lomos de caballos mustang en una pintura que representa el viejo oeste

Aunque los mustang sean hoy símbolos de la historia americana y animales protegidos, en otros tiempos los ganaderos los aniquilaron por miles para evitar que los caballos se comieran los pastos que ellos necesitaban en grandes cantidades para engordar su ganado. Y es que una manada de mustang bien alimentados puede duplicar su número de individuos en tan sólo cinco años.

Y tantos caballos mataron y capturaron para venderlos para carne, que las poblaciones de “mustang” se redujeron radicalmente en todo el país. A finales de la década de los sesenta se calcula que había en Estados Unidos unos 320.000 mustang, lo que motivó que en 1971 el Congreso declarara a estos caballos “especie protegida”. Pero la matanza continuó y todavía continúa.

En la actualidad se contabilizan en Estados Unidos unos 30.000 caballos mustang, a los que hay que sumar también unos 5.500 asnos salvajes, y los expertos pronostican que su número decaerá hasta alcanzar los 10.000 individuos. Por ello en Montana se puso en 1973 el proyecto “Adopta un caballo”, con el que se pretende evitar que los mustang sean cazados o sacrificados, mientras que Ford Mustang aportó 19.000 dólares para evitar la desaparición del emblema de sus vehículos.

Insignia del Ford Mustang

Y fue precisamente en Montana, concretamente en las orillas del río Little Big Horn, donde entre el 25 y el 26 de junio de 1876 unos cientos de soldados del 7º de Caballería mandados por el general Custer se enfrentaron en desigual pelea con unos 3.000 guerreros liderados por Toro Sentado y Caballo Loco. En aquella batalla se calcula que los indios contaban con unos 30.000 mustang listos para el combate.

Banner de seguros para caballo

Mustang, los caballos salvajes que conquistaron el Oeste americano
5 (100%) 9 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *