Qué pasa si un perro se come una oruga procesionaria

Enfermedad oruga procesionaria

La oruga procesionaria es una amenaza para nuestros perros.

¿Dónde está la oruga procesionaria?

Con la llegada del buen tiempo, al pasear por zona de pinos, ya sea por monte o por ciudad, es habitual ver muchas “bolsas” blancas entre sus hojas. No muy lejos de ellas podremos encontrar una especie de gusanos muy peludos que se desplazan formando hileras. Por su manera de moverse en fila, se le denomina oruga procesionaria.

Éstas, suelen poner sus huevos en ramas de pinos, aunque también las podemos encontrar en cedros y abetos. Es allí, donde forman estas bolsas características, cuya finalidad es mantener constante la temperatura de la colonia. Nos llama mucho la atención las filas que forman, la finalidad de esta particularidad, es buscar una zona apta bajo tierra para permanecer allí unos meses y eclosionar en verano (convertirse en mariposas).

¿En que meses aparece?

meses en los que aparece la oruga procesionaria

Son comunes entre los meses de Febrero y Abril pero debido al cambio climático empiezan aparecer desde Enero. Aunque despierten nuestra curiosidad, así como la de nuestras mascotas debemos saber que son realmente peligrosas.

Sí un día vas paseando con tu mascota y las veis, que no te pueda la curiosidad, intenta evitarlas por todos los medios.

¿Qué pasa si mi perro lame una oruga procesionaria?

1 – La procesionaria cuenta con unos “pelillos” llamados tricomas de color rojizo, repletos de una sustancia muy irritante, como es la histamina, cuya finalidad es protegerse de los depredadores, quienes con solo tocarla y olfatearla, pueden sufrir graves reacciones alérgicas. Los cachorros, debido a su curiosidad, son más susceptibles de entrar en contacto con ellas.

¿Qué efectos puede sufrir mi perro?

Cuando nuestro animal entra en contacto podemos ver diferentes cuadros clínicos:

  • Reacciones alérgicas
  • Eritemas y angioedemas (hinchazón de la cara)
  • Necrosis de la lengua
  • En algunos casos, si tu perro la ingiere, le puede causar la muerte.

2 – En cuanto nuestro animal lame la oruga, aparece sialorrea y glositis (la lengua se inflama y se puede necrosar), debido a todo esto, la mayoría de los perros presentan molestias al intentar abrirles la boca y se frotan la cara con sus patas delanteras.

¿Qué pasa si mi mascota se come una?

Si se la come, es habitual que entre sus vómitos, aparezcan trozos del pequeño gusano. Es muy importante que le llevemos INMEDIATAMENTE al veterinario.

El tratamiento es a base de corticoides y antihistamínicos, generalmente administrados por vía intravenosa para disminuir la gravedad de las lesiones.

No esperes ni un minuto, según la importancia y severidad de las lesiones en las zonas afectadas, se pueden llegar a provocar necrosis en los tejidos. A veces, también pueden aparecer problemas oculares.

Consejo

Como consejo, aparte de estar alerta y evitar el contacto, evitar sacar a tu “mejor amigo” por zonas de pinares sobre todo entre los meses de Febrero a Abril, o llevarle atado por zonas de pinos. Te puede parecer un rollo, pero te aseguro, que es peor los efectos de la oruga procesionaria, no es ninguna tontería.

¡No dejes que nada le robe la sonrisa a tu perro!

Autor: Daniel Rodríguez (veterinario)

Redacción y diseño: Raquel Gómez-Mascaraque

2 Comentarios

  1. Savia que heran venenosas estas orugas pero no savia que heran tan nocivas para los perros buen articulo gracias.¡¡¡MUCHO CUIDADO!!!

    • Gracias Juan, nos alegramos que te haya servido de ayuda, si, la verdad es que son muy peligrosas y hay que tener mucho cuidado, sobre todo en estos meses

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *