Los 9 perros más famosos y queridos del cómic

Si sigues a Terránea en general (y este blog en particular) ya sabrás hasta qué punto nos apasionan los perros. Pero es que estos peludos de cuatro patas se hacen querer, y no en vano son denominados como el mejor amigo del hombre (y la mujer, por supuesto). Y si esto se ha reflejado, como ya os contamos, en la historia de la televisión, en el caso del cómic no iba a ser diferente. Perros adorables, perros heroicos, perros cascarrabias e incluso algunos canes con superpoderes han llenado las páginas de algunos de nuestros cómics favoritos.

Pila de cómics expuestos

Hay quien dice que todos tenemos nuestra media naranja perruna, ese compañero ideal para nosotros como amigo y como mascota. Y nuestros héroes de la viñeta no iban a ser menos. El arte secuencial ha reflejado con maestría en miles de páginas la especial relación que el hombre mantiene con los perros, y en este artículo vamos a hacer un pequeño repaso de los perros de tebeo que más nos han marcado:

Mención aparte -antes de iniciar nuestra lista- merece nuestro querido y venerado Snoopy. Sin duda el perro más universal de cuantos han salido del noveno arte. Mi compañero Jesús ya os habló de él en el artículo Los perros más famosos de la historia de la televisión. Y es que las andanzas de nuestro querido beagle, creado por Charles Schulz, se hicieron tan universales que traspasaron las tiras cómicas para llegar a todos los medios, incluida la caja catódica.

Idefix, el perro de Astérix y Obélix

¿Quién no conoce al pequeño y obstinado Idéfix? Es el famoso perro de Astérix y Obélix. Aunque en realidad podría decirse que su dueño es Obélix, quien se encariña de él en el quinto álbum  de la colección, titulado “La vuelta a la Galia de Astérix”,  publicado en 1965. Si bien esta misma historia, antes de ser recopilada en álbum, había sido originalmente publicada dos años antes en la revista Pilote, de la editorial Dargaud. Una publicación donde los irreductibles galos compartieron cabecera con otros cómics míticos como El Teniente Blueberry Lucky Luke (de cuyo compañero perruno vamos a hablar también en este artículo).

Ideafix, el perro de Astérix y Obelix

Ideafix, el perro de Astérix y Obelix

Es decir, no es un personaje que aparezca en la serie desde el principio, como muchos creen, sino que tardaría unos años en aparecer. Aunque, eso sí, a partir de ahí sería uno de los personajes fijos de la colección. Apareciendo en prácticamente la totalidad de los álbumes de Astérix, e incluso en la mayoría de sus portadas.

En la mencionada historieta inicial de Idéafix, este divertido perrito de Lutecia (ciudad galorromana antecesora del actual París) comienza a perseguir a los dos galos sin que éstos se den cuenta de esta circunstancia durante su largo viaje por las Galias. No sería hasta la última página de la historia cuando éstos se darían cuenta de su presencia. Después de ésta, Ideáfix se convertiría en el fiel y eterno compañero de Obélix.

Ideáfix uno de los perros mas queridos del cómic junto a su dueño Obélix

Ideáfix uno de los perros mas queridos del cómic junto a su dueño Obélix

Y es que, pese a la divertida contraposición entre el tamaño de ambos (el can cabe en la palma de la mano del galo), lo cierto es que perro y dueño comparten muchos puntos en común. Como por ejemplo su gusto por los jabalís o su eterna obsesión por zurrar a todo romano que se les cruzase en el camino.

Otro de los puntos en común que mantiene con su dueño es la testarudez. De hecho el propio nombre de Idéafix (también conocido como Idefix) tiene relación con esto: pues en francés suena de forma muy similar a idée fixe”.  Que casualmente suena muy similar a su significado en castellano: idea fija”Un nombre cuya significancia también trató de mantenerse en la traducción al inglés, en donde fue renombrado como Dogmatix. Que no sólo contiene la palabra dog -perro en inglés-, sino que mantiene también la intencionalidad del nombre con el prefijo dogma, que al igual que en castellano significa idea fija o inamovible.

Otro de los rasgos que caracterizan a Ideáfix, más allá de su evidente fidelidad y amor por su dueño (que no obediencia), es su devoción por la naturaleza. Y es que fueron los lamentos de este testarudo perro los que consiguieron lo que nadie habría logrado: que Obélix dejase de arrancar árboles. El perro lloraba desconsoladamente cada vez que lo hacía. Y claro, ni Obélix ni nadie puede resistirse al tierno Ideáfix. Esta es una de las razones por las que muchos apuntan que es -ni más ni menos- el primer perro ecologista de la historia (sic).

idefix el perro ecologista del comic

No todos saben que Ideafix es todo un ecologista

¿Y qué pasa con la raza de Ideáfix? Pues, como dirían algunos, “hay debates en foros…”. Muchos consideran que el aspecto de este valiente y belicoso perro galo se correspondería con el de un pequeño Schnauzer blanco. Mientras que, en el caso del cine, los perros que se han utilizado para interpretar a nuestro querido héroe han sido de la raza West Highland White Terrier (con las orejas pintadas de negro). Sin embargo, para los puristas, hemos de aclarar que Ideáfix es un perro de raza indeterminada. Y que, por tanto, su aspecto bebe de forma directa y exclusiva de la imaginación de su creador, el dibujante Albert Uderzo.

Rantamplán, el “terror” de los hermanos Dalton

Bonachón, algo bobo y torpón, así es como podríamos definir a nuestro querido Rantamplán (Rantanplan en el original franco-belga). El perro de los cómics de Lucky Luke, el infalible vaquero que, junto a su siempre dispuesto -aunque algo sarcástico- caballo Jolly Jumper imponía la ley en el lejano oeste.

Un famosísimo cómic de vaqueros, de corte humorístico, creado por el dibujante belga Morris que logró traspasar las fronteras tebeísticas para convertirse en todo un fenómeno de masas: juguetes, merchandising, películas, series e incluso videojuegos han sido protagonizadas por Lucky Luke, su amigos, y los siempre desastrosos hermanos Dalton (Joe, William, Jack y Averell).

Rantanplan el perro de Lucky Luke

Rantamplán es el tontorrón perro de los tebeos de Lucky Luke

Y es ahí donde Rantamplán cobra una especial importancia, pues dentro de su papel como perro guardián de la cárcel, su interacción con estos malhechores será más que un habitual de la serie. Concretamente con Joe Dalton, el más mayor de los hermanos (y más pequeño en tamaño) y el de mayor inteligencia de la banda de forajidos (también el que más odia a Lucky Luke). La inocencia y falta de picardía de Rantamplán le hace tomar a Joe por su dueño, por lo que las situaciones cómicas entre ambos se repiten en muchas ocasiones. Ya que el can, debido a su torpeza y a pesar de querer ayudar a quien cree su dueño, hace que éste y sus planes de fuga de la prisión fracasen una y otra vez.

También tiene una especial relación con el más alto y joven de los hermanos Dalton, Averell. Ambos comparten características muy similares, llegando a rivalizar en torpeza, inteligencia y en su amor por la comida.

Además, otro de los puntos fuertes de este divertido perro es su relación con Jolly Jumper. Pese a que ambos ejercen de ayudantes del justiciero más rápido del oeste, su interacción se torna hilarante en multitud de ocasiones. El uno es la antítesis del otro. Jolly Jumper es “el caballo más inteligente del oeste”, es heroico, ágil e irónico. Mientras que nuestro querido perro es todo lo contrario. De hecho, en más de una ocasión, su torpeza sacará de sus casillas al equino.

Rantanplan junto a su "amado" Joe Dalton

Rantanplan junto a su “amado” Joe Dalton

Pese a todo, se trata de uno de los personajes más queridos de la serie. De hecho su éxito le llevó a conseguir su propia serie de dibujos en el 2006 (aunque sin demasiado éxito). En cuanto a la raza de Rantamplán, se sabe que es un perro mestizo. Si bien, en origen, está basado en Rin Tin Tin (de ahí el nombre), el heroico e inteligente pastor alemán del cine y la televisión (y sobre el que podéis informaros en detalle en el artículo antes citado). Pero claro, Rantamplán es la versión caricaturizada y cómica del mismo. Por lo que en lugar de parecido -más allá del nombre- lo que supone es la personificación de su antítesis. Salvo por su deseo de ayudar e impartir justicia, o por su lealtad, ya que ha seguido a Lucky Luke más allá del horizonte en múltiples ocasiones para llevar la paz al viejo oeste.

Milú, el inseparable compañero de Tintín

No podía faltar, el inseparable amigo de Tintín, el reportero más intrépido de las viñetas. Milú es un personaje que no necesita presentación. Creado por Hergé en 1929, año desde el que no han dejado de reeditarse sus historias, llegando a varias generaciones y convirtiéndose en uno de los cómics más influyentes del panorama europeo en el siglo XX.

TTintín y Milú, dos auténticos iconos del cómic europeo del siglo XX

Tintín y Milú , inseparables iconos del cómic europeo

En total, 24 álbumes llenos de aventuras, conspiraciones, persecuciones, robos, guerras e incluso elementos de ciencia ficción. Aventuras en las que tanto Tintín como el pequeño Milú llegaron a recorrer todo el globo, visitando tanto lugares reales (siempre minuciosamente documentados y reproducidos por el autor) como ficticios (entre los que cabe destacar Syldavia, a la que el grupo español La Unión le dedicó una exitosa canción).

Este pequeño Fox Terrier blanco ha acompañado a nuestro querido héroe en sus aventuras más inolvidables. Desde el Tíbet hasta la Luna, Milú ha sido siempre el inseparable compañero de Tintín. Y es que todos adoramos a Milú, uno de los perros con más personalidad del mundo del cómic, y todo un icono de la cultura contemporánea. Tanta fue su popularidad que durante mucho tiempo la archiconocida serie belga se tituló “Las aventuras de Tintín y Milú”(“Les Aventures de Tintin et Milou” en el original).

Milú bebiendo whisky del Capitán Haddock

Milú bebiendo whisky del Capitán Haddock

Inteligente, curioso y valiente, Milú ha salvado la vida de su amo tantas veces como le ha metido en problemas por su testarudez y acentuado genio. Y es que Milú tiene también muchos puntos en común con otro de los personajes fundamentales de la serie: el capitán Haddock. “Protestón, parlanchín, irritable y testarudo, jactancioso, torpe y desventurado. ¡Este perro difícil tiene mucho del capitán!, reconoció Hergé en una entrevista. Y así es. Milú, al igual que el malhumorado capitán, nos ha regalado alguno de los momentos más cómicos y divertidos de la viñeta. Los accidentes de este héroe de cuatro patas por culpa del whisky, o las mil y una ocasiones en las que su curiosidad le han metido en líos nos han hecho reír en múltiples ocasiones.

Sus líneas de diálogo son hilarantes en muchas páginas del cómic. Y es que Milú es un perro al que le gusta la buena vida, la tranquilidad y el ocio. Y el hecho de que su amo le haya arrastrado a incontables e imposibles aventuras no siempre era bien recibido por nuestro querido cánido. Y sí, Milú es un perro parlanchín. Pero como también explicó el propio creador de la serie, hablaba en “perro”. Por lo que los diálogos entre él y su dueño eran aún más especiales. No es que el amo entendiese las palabras de su can y viceversa, sino que ambos se hablaban. Pero el entendimiento llegaba por esa conexión especial que existía entre los dos. Una especie de “telepatía” implícita como la que desarrollan en la realidad las personas con sus mascotas.

Lo que quizá no sabrás es de dónde viene el nombre de nuestro amigo Milú. Aunque no hay una versión “oficial” que lo confirme, parece ser que viene del nombre de una de las primeras novias del autor (según la fuente consultada se habla también de “amiga”): Marie-Louise Van Cutsem. Hergé la llamaba cariñosamente por el diminutivo “MaLou”. Muy parecido en la pronunciación original en francés a como suena el nombre de nuestro querido perro.

Krypto el superperro de Superman

Krypto en su primera aparición en un cómic de Superman

Krypto , el perro de Krypton en su primera aparición en los cómics

Se trata de un personaje relativamente desconocido en nuestro país. Quizá sólo reconocido por lo amantes del cómic de superhéroes: Krypto, el superperro, es el perro del hombre de acero. Y como el propio Superman, tiene superpoderes gracias a su procedencia Kryptoniana. De esta forma, al igual que su amo se convierte en un superhombre a su llegada a la Tierra, Krypto se convierte en un superperro. De forma que compite en fuerza y poder con el alter ego de Clark Kent en la misma proporción en que lo haría un perro normal con un hombre de complexión normal.

El personaje aparece por primera vez en el mundo de la viñeta en el número 210 de Adventure Comics, ejemplar publicado en el año 1955, y cuyo precio en el mercado coleccionista se dispara precisamente por ello. Albergar la primera aparición de un personaje de DC Cómics siempre le da un especial valor a cualquier cómic. Y pese a que no alcanza los precios de aquellos que contaron el origen o aventura inicial de otros personajes más populares, como podrían ser Wonder Woman, Linterna Verde u otros secundarios “de lujo” como Jimmy Olsen, sí que es un personaje muy popular entre los aficionados a Superman.

Tanto es así que, pese a que el personaje falleció combatiendo antes de la Crisis en Tierras Infinitas (un megaevento que reunificó todos los universos de la editorial, acabando, entre otros, con todos los kryptonianos salvo Superman), sería recuperado posteriormente y reintroducido en el Universo DC. Algo que también ha sucedido tras la nueva reinvención de este universo ficticio, Los Nuevos 52, realizado en 2011. Concretamente, su heroica muerte se relata en el laureado y recordado cómic de Alan Moore titulado ‘Superman: ¿Qué le paso al hombre del mañana?’.

La historia original de Krypto cuenta que era el perro de la familia de Superman (y protector de éste), y que al igual que hizo con su hijo antes de la destrucción del planeta Kryptón, Jor- El, padre de Kal-El, lo lanzó en un viaje de prueba hacia la Tierra. El problema sería que se desviaría de la órbita durante el viaje. Esto hizo que diese varios rodeos protegido en su cápsula hasta que por fin ésta llegó a la Tierra. Un joven Superman (el primer Superboy) lo descubre a su llegada y lo convierte en su mascota.

También ha ejercido de mascota de otro Superboy, el clon de Superman llamado Kon-El. Y en uno de los múltiples cómics que ha protagonizado se supo su árbol genealógico: su padre era Zypto, su abuelo Nypto y su bisabuelo se llamaba Vypto. Concretamente estos datos fueron publicados en 1966, en el número 126 de la colección de Superboy.

La raza de Krypto nunca ha sido aclarada oficialmente por la editorial. Pero sus características generales coinciden en la mayoría de encarnaciones del personaje: blanco y de estatura media, con un pelaje no muy largo. Puede volar y tiene visión calorífica, como Superman. Y sí hay algo en lo que supera a éste: en su superolfato. Además cuenta con una inteligencia muy desarrollada para un perro, equivalente a la de un ser humano normal. Y su uniforme superheroico son un collar con el símbolo de Superman y una capa roja.

Cuando no ejerce como ayudante de Superman o Superboy, Krypto viaja y juega por el universo, teniendo también sus propias aventuras. Además, ha formado parte de la Legión de Superhéroes domésticos y de la Patrulla Canina Espacial. A su regreso a la Tierra cuando no está “salvando el mundo”, este Superperro se comvierte en Skip, el perro de la familia Kent, que lo cría como a su propia mascota en su granja de Smallville (quitándole la capa y pintándole unas manchas para camuflarlo).

Fuera de las viñetas ha tenido breves apariciones en las versiones animadas de nuestros héroes favoritos (tanto en la serie de La Liga de la Justicia ilimitada como en el largometraje Superman/Batman: Apocalipsis). Además nuestro poderoso can ha llegado incluso a tener su propia serie de televisión en el canal norteamericano Cartoon Network (serie que no llegó a nuestro país pero sí a latinoamérica).

Odie, el querido “enemigo” de Garfield 

El inseparable compañero de piso de Gardfield. Eterno “estorbo”y objeto de sus pillerías, Garfield rivaliza con él tanto por los cariños y mimos de Jon -su dueño- como por el espacio y disfrute del sillón. Desde que fuese creado en 1978 en las tiras cómicas de Jim Davis, el gato que odia los lunes ha abusado de la siempre buena condición de Odie.

Odie, el inseparable amigo de Garfield

Odie, el inseparable compañero perruno de Garfield

Odie es presentado por su autor como un beagle de largas orejas. La misma raza de Snoopy. Si bien el aspecto de ambos es bastante diferente. Al contrario que Garfield, que demuestra una conducta mucho más humana y una postura en muchas ocasiones antropomórfica, Odie suele caminar sobre cuatro patas. Y su simpleza y comportamiento se asemejan más al de un perro real que los que mantiene el protagonista de la tira cómica. De esta forma, nuestro bonachón perro es uno de los pocos personajes de la tira sin diálogos ni soliloquios. Más entendido como un complemento del protagonista que como un personaje con profundidad.

Es uno de los contrapuntos cómicos más recurrentes de la serie, ya que Garfield tiene a Odie como recurrente objeto de sus bromas y trata de aprovecharse de él, pero en muchas ocasiones esto se vuelve en su contra. Además la acidez y vagancia del gato constrastan fuertemente con el carácter de Odie, mucho más inocente, dócil y juguetón. Siempre dispuesto para su amo y con una actitud alegre. De ahí que ambos formen un curioso tándem, una “extraña pareja” que nos ha arrancado carcajadas en cientos de ocasiones.

En el origen de la serie Jon tenía un compañero de piso llamado Lyman. Éste y no Jon es el dueño orignal de Odie. Si bien con la desaparición de este personaje, el perro pasa a ser propiedad de Jon. Una curiosa circunstancia que nunca es mencionada con posterioridad en la serie, y que por esta razón es desconocida por la mayoría.

Odie no ha faltado a ninguna de las adaptaciones fílmicas ni televisivas de la serie. Apareciendo tanto en la famosa serie de dibujos televisada en los canales autonómicos durante los años 90, como en la que se emite actualmente, realizada por ordenador. En ambas mantiene su carácter y características originales. Y ha sido sólo en su adaptación al cine donde las características de Odie se han visto más trastocadas. En las dos adaptaciones realizadas en cine nuestro querido can es interpretado por un perro real. Al contrario que Garfield, que está hecho con efectos especiales de ordenador. Y ni se trata de un beagle, ni tampoco coincide en otras características físicas, como la siempre jadeante y larga lengua de Odie.

Mandíbulas, el bulldog teletransportador de los Inhumanos

Mandíbulas (Lockjaw en el original en inglés) es un gigantesco bulldog, de más de 500 kilos, con una curiosa antena en su cabeza que le permite teletransportarse entre dimensiones, tanto a sí mismo como a quienes lo rodean. Mandíbulas es en realidad el perro guardián y protector de la familia real de los Inhumanos. Y más concretamente el perro de Cristal (o Crystal).

Mandíbulas (Lockjaw) junto a Cristal, de los Inhumanos

Mandíbulas se ha hecho más conocido a raíz de la serie de televisión de Los Inhumanos

Los inhumanos, afincados en Attilan (una ciudad que ha tenido varias ubicaciones, desde el mar Atlántico hasta la zona azul de la Luna), son humanos superevolucionados que, expuestos al proceso de las Nieblas Terrígenas, adquieren increíbles superpoderes. Su raza es creada a partir de un experimento de los kree (una raza extraterrestre del Universo Marvel que se caracteriza, entre otras cosas, por su belicismo y su carácter imperialista), y acaba apartándose de los humanos primitivos por la persecución de éstos últimos, desarrollando una sociedad muy evolucionada tanto tecnológica como genéticamente.

La primera aparición de Mandíbulas se produce en el año 1965, en el número 45 de Los Cuatro Fantásticos, serie creada por Stan Lee y Jack “The King” Kirby. Además del poder de teletransportarse, Mandíbulas cuenta con superfuerza (principalmente en su mandíbula) y capacidad precognitiva. Y su antena le permite manipular energía bioeléctrica, utilizándola a modo de transmisor. Este increíble perro inhumano también tiene un olfato hiperdesarrollado, que le permite captar rastros a través del espacio interdimensional.  Sabemos que sus poderes los consiguió también a través de la exposición a las nieblas terrígenas. Sin embargo desconocemos cuál era su estado y aspecto previos a dicha exposición.

Sin duda mandíbulas es uno de los personajes más queridos por los aficionados a la gran familia marvelita que conforman Los Cuatro Fantásticos. De hecho no sólo apareció por primera vez en su serie, sino que durante un tiempo se trasladó a vivir con ellos, haciendo de nexo entre la familia real inhumana y la Tierra.

Además ha llegado a contar con su propia miniserie: Lockjaw and the Pet Avengers (Mandíbulas y Los Vengadores Mascota). Donde vive divertidas aventuras acompañado de otras extrañas criaturas del Universo Marvel, como son Lockheed (el dragón de Gata Sombra), Zabu (el smilodon de la Tierra Salvaje que acompaña a Ka-Zar), Redwing (el ave que acompaña a El Halcón o Falcon, como se le conoce en las actuales películas de Los Vengadores)  y Throg (la versión en rana de Thor). Cuatro números a los que siguieron otras dos miniseries con la misma numeración y de éxito más bien reducido entre el fandom y crítica.

Lockjaw o Mandíbulas en su serie junto a los Pet Avengers (Vengadores Mascota)

Mandíbulas lidera la versión animal de Los Vengadores de Marvel, Los “Pet-Avengers”

Además ha contado con apariciones esporádicas en las series televisivas de animación del Universo Marvel. Desde la serie de Los 4 Fantásticos de los años 90, hasta las actuales series de Los Vengadores y Los Guardianes de la Galaxia, pasando por Ultimate Spider-Man y Hulk y los Agentes de S.M.A.S.H. Y la aparición de Mandíbulas como personaje de la serie de Los Inhumanos que ABC estrena este 2017 también está confirmada.

Rex, el perro maravilla de DC cómics

Es más que probable que su nombre te suene a la serie policíaca de origen austriaco, pero lo cierto es que en el universo DC Cómics existió una serie titulada Rex, The Wonder Dog, muchas décadas antes, cuando el creador de la serie televisiva contaba sólo cuatro años de edad. Lo crearon Robert Kanigher y Alex Toth. Y quién sabe si fue la lectura de estos cómics en su tierna infancia lo que le inspiraría a darle tal nombre a su creación policíaca. Sea como fuere, The Adventures of Rex the Wonder Dog se publica por primera vez en 1952. Lo que quiere decir que es también anterior a Krypto.

REX the wonder dog (el perro maravilla) de DC Comic

Rex es el perro maravilla de los cómics. Muy anterior a su homólogo policía de la televisión

El origen de su historia es, cuanto menos, llamativa. Ya que recuerda -y mucho- a la de un personaje de la competencia: el Capitán América de Marvel. Y es que Rex es un pastor alemán blanco perteneciente al cuerpo K-9 del Ejército de EEUU que, como el propio Steve Rogers, es expuesto a un suero de supersoldado creado por un científico que, posteriormente, es asesinado por un espía nazi. Lo que hace que el secreto del suero muera con él y éste se convierta en el único de su especie. ¿Os suena de algo?

Parodias o inspiraciones aparte -que dicho sea de paso fue algo más que habitual entre ambas compañías-, lo cierto es que gracias a este suero Rex adquiere poderes como superfuerza, gran velocidad, resistencia y una inteligencia muy agudizada, equiparable a la de un ser humano. Habilidades gracias a las que sirve con gran eficacia en la Segunda Guerra Mundial, recibiendo incluso condecoraciones.

Tras la guerra este poderoso perro del cómic es adoptado por el Mayor Dennis. A partir de ahí, Rex dedica su tiempo a luchar contra el crimen y la delincuencia, logrando resolver muchos casos con éxito. Éxito que le da tal fama que acabó convirtiéndose en estrella de cine. Y es que la influencia en el cómic de películas y series como Lassie o Rin Tin Tin se hacen más que evidentes.

Pero si hay algo que no tiene el cómic son límites para la imaginación. Al contrario que sus equivalentes televisivos, Rex pudo vivir aventuras de lo más disparatado gracias a la creatividad de los guionistas y dibujantes de DC, que lo enfrentaron a desastres naturales, extraterrestres, e incluso contra dinosaurios. Nuestro poderoso can recorrió medio mundo viviendo aventuras a través de los 46 números de su colección.

Tras el fin de ésta, por el escaso número de ventas, el personaje quedó relegado al más absoluto olvido durante mucho tiempo. No sería hasta 18 años más tarde, en el ejemplar 144 de Justice League of America publicado en julio de 1977, cuando volveríamos a ver al perro maravilla. En concreto se trataba de un número especial en el que, a modo de flashback, se recordaba a varios personajes que en tiempos pretéritos, como Rex, habían contado con colección propia.

Desde entonces, sus apariciones en series de la editorial DC han sido más bien esporádicas (en Flash, Linterna Verde y Superboy), siempre como personaje secundario. Y es que la competencia perruna en el mundo superheroico es bastante alta.

Quizá sea uno de los perros de cómic más desconocidos en nuestro país, ya que sus aventuras nunca se publicaron en España. Pero el personaje tiene un gran valor como antecedente de los perros superheroicos del cómic (muchos consideran que sin su éxito comercial no se habría creado a Krypto). Y cabe reseñar también que el magnífico y recordado dibujante Gil Kane fue quien ilustró gran parte de sus historias.

 

Ace, el bat-sabueso más oscuro del cómic

Y no podía faltar la contrapartida canina de la familia Batman: Ace, el bat-sabueso (Ace The Bat-Hound en el original), también conocido como el bati-sabueso o el bat-perro, que fue adoptado por el alter ego de Bruce Wane. El también denominado como “mejor detective del mundo”, creado en 1939 por Bob Kane y Bill Finger, ha ido ampliando las filas de sus colaboradores en la lucha contra el crimen conforme pasaban los años. Y fue en el año 1955, en el número 92 de Batman, cuando aparece por primera vez, creado por el propio Bill Finguer y por el dibujante Sheldon Moldoff (aunque como artista no acreditado, pues Bob Kane aparecía como dibujante).

Ace el batperro en una de sus primeras apariciones

Ace es el perro de Batman, un batisabueso de cuidado que incluso ha tenido adaptación animada.

El nacimiento de Ace como personaje tuvo mucho que ver con Krypto. Pues muchos consideran que fue el éxito de éste, así como el de series televisivas y películas de la época protagonizadas por canes como Ace the wonder dog, o Rin Tin Tin las que inspiraron su creación.

Ace es un pastor alemán que pertenecía al escultor John Wilker. Cuando éste es secuestrado por unos malhechores que se dedicaban a la falsificación, Batman y Robin utilizan al perro para encontrar el rastro de su amo y dar con su paradero.  Para ocultar su identidad y desvincularlo de Bruce Wayne (que había puesto carteles de búsqueda del perro cuando estaba perdido), deciden fabricarle una máscara y colocarle un collar con la insignia del hombre murciélago.

Tras resolver el rapto de su dueño éste no puede hacerse cargo del perro por cuestiones laborales, momento en que Ace pasa a formar parte oficial de la Bat-familia. Desde entonces aparece en numerosos ejemplares de la colección de Batman como su aliado y compañero, contando -al igual que su amo- con múltiples inventos y accesorios para luchar contra el crimen.

Ya en 1964, cuando Julius Schwarz se convierte en editor de la colección de Batman, toma una serie de medidas para tratar de recuperar el éxito de ésta. Y una de ellas sería eliminar aquellos aspectos y personajes de la serie que no funcionaban, alejándose de la versión más pulp del personaje. Uno de los damnificados fue Ace, que dejó de aparecer en los cómics del murciélago. Si bien sería recuperado con posterioridad, aunque sólo ocasionalmente.

Además, tras el mencionado evento de Crisis en Tierras Infinitas es eliminado de la continuidad del Universo DC. Si bien, una vez más, volvería a tener nuevas encarnaciones (con cambios en la raza y en sus características) en algunos números sueltos de la nueva “realidad” creada por la editorial.

Ace, el batperro. Compañero de aventuras de Batman

Así luce Ace, el perro de Batman en su adaptación televisiva

En el universo alternativo que podríamos considerar las series animadas de los personajes de DC ha tenido también bastantes apariciones. En Batman Beyond (Batman del Futuro) es encarnado por un gran danés en lugar de un pastor alemán. Donde sí aparece habitualmente es en la serie de Cartoon Network protagonizada por Krypto y también en los cortos de DC Nation emitidos en el mismo canal norteamericano. Así como en la también exitosa serie El intrépido Batman (Batman: The Brave and the Bold).

…y hasta aquí nuestra lista. ¿Qué te ha parecido? ¿Crees que nos hemos dejado alguno? ¿Cuál es tu perro de tebeo favorito? Nos encantaría saber tu opinión, puedes expresarla en los comentarios…

Calcula el seguro para tu perro

Los 9 perros más famosos y queridos del cómic
5 (99.09%) 44 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *