Los perros soldado que lucharon en la batalla de la isla de Guam

Por primera vez los “marines” utilizaron perros soldado (Devil Dogs) durante la feroz conquista de la isla de Guam. En total fueron sesenta los doberman que formaron la primera promoción de la Marine Corps War Dogs, de los cuales veinticinco murieron en un combate que duró del 21 de julio al 10 de agosto de 1944.

Perros soldado llegan a una playa

El 21 de julio de 1944 unos 36.000 “marines” norteamericanos se lanzaron a la conquista de la isla de Guam, la de mayor tamaño del archipiélago de las Marianas, una pequeña porción de tierra situada en el Pacífico Occidental de apenas 675 kilómetros cuadrados de superficie y que estaba defendida por 18.500 soldados japoneses de los cuales tan sólo 500 fueron hechos prisioneros.

En la batalla de Guam fue donde los “marines” utilizaron por primera vez a los famosos “Devil Dogs” o perros soldado, sesenta perros doberman que la Marina estadounidense había adiestrado para detectar enemigos, explorar cuevas, localizar minas y trampas explosivas y vigilar los campamentos durante la noche para evitar incursiones enemigas.

La primera promoción de la Marine Corps War Dogs fue entrenada durante catorce semanas en la base de Camp Le Jeune en Carolina del Norte. A los perros les enseñaron a no ladrar para no descubrir su posición, a realizar distintas señales con la cabeza o las patas para alertar sobre la presencia de extraños y a acostumbrarse al sonido de los disparos y las explosiones, un aprendizaje básico tras el cual eran sometidos a un entrenamiento especializado en función de que fueran a ser utilizados como perros mensajeros o como perros exploradores.

De los sesenta “Devil Dogs” que desembarcaron en Guam al menos catorce murieron en combate y otros once perecieron víctimas de accidentes o enfermedades. Cada animal poseía un número de identificación que llevaba tatuado en la oreja derecha y en su hoja de servicios figuraba el nombre, la raza, la fecha de nacimiento, la fecha de incorporación y el tipo de formación que había recibido.

Como si de un soldado más se tratara estos perros recibían ascensos por antigüedad. A los tres meses de servicio pasaban a ser soldados de primera clase, al año eran ascendidos a cabo, a los dos años a sargento y así hasta que pasados cinco años alcanzaban el mayor rango al que podía aspirar un perro, el de sargento mayor.

Al final de su período de servicio, o en el caso de que tuviesen que ser retirados antes de tiempo por motivos médicos, el animal obtenía un certificado acreditativo. Por el contrario si era expulsado del cuerpo por problemas de conducta recibía una “baja deshonrosa”.

El 21 de julio de 1994, coincidiendo con el 50º aniversario del inicio de la batalla de Guam , se inauguró en la isla un monumento de granito con los nombres de los 25 perros allí enterrados y una estatua en bronce de Kurt, el primer “Devil Dogs” muerto en combate. En el monumento figura la frase Always faithful (Siempre fiel) en referencia al lema del Cuerpo de Marines.

Calcula el seguro para tu perro

Los perros soldado que lucharon en la batalla de la isla de Guam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *