Pokhatis, de las peleas de perros a convertirse en mascotas

Surgidos del cruce de Bull Terrier y Bully Kutta para ser empleados en las peleas de perros, los Pokhatis, también conocidos como Gull Terr o Bull Terrier paquistaní, es una raza de muy pocos ejemplares que habita en la zona limítrofe entre India y Pakistán y que a día de hoy se han convertido en animales hogareños que cuidan de sus familias.

El Pokhatis, como se conoce localmente al Bull Terrier pakistaní o Gull Terr, es una raza originaria de la conflictiva zona limítrofe entre Pakistán e India. Estos perros reciben este nombre por habitar tanto en la provincia del Panyab (India) como en la región pakistaní de Kohat, de donde proceden los ejemplares más valiosos. Actualmente los Pokhatis puros son muy escasos debido a los cruces con otras razas como Gull Dong.

Los Pokhatis surgen a partir del cruce de ejemplares de Bull Terrier, una raza hoy extinguida en la zona, y Bully Kutta. El objetivo de los criadores era obtener perros que pudieran ser utilizados en peleas y con ellos sustituir a los tradicionales Bully Kutta, demasiado grandes y costosos de mantener.

Posteriormente tras la prohibición de las peleas de perros en India y Pakistán los Pokhatis encontraron un lugar en los hogares, primero como perros guardianes y más tarde como mascotas dado su buen carácter, facilidad de entrenamiento y por su lealtad a la hora de proteger a su dueño y a su grupo familiar.

El Pokhatis es un perro que alcanza un peso de 40-45 kg con una alzada que fácilmente puede llegar a los 60-70 centímetros. Los ejemplares más puros deben tener las orejas anchas y erguidas, puesto que unas orejas caídas es signo evidente de que se trata de un animal cruzado. Su pelo es corto y siempre de color blanco, aunque se acepta que algunos ejemplares puedan tener manchas negras heredadas de los Bully Kutta.

En cuanto a su temperamento hay que advertir que los Pokhatis no son perros fáciles de dominar y por ello no están recomendados para personas sin experiencia en el manejo de animales muy temperamentales, aunque por el contrario son perros fáciles de entrenar dado que son obedientes y atentos. El mayor riesgo es que tratándose de ejemplares muy musculosos, ágiles y con una agresividad latente, esta pueda hacerse presente si no se les educa correctamente.

Su esperanza media de vida se sitúa en torno a los nueve u once años, alcanzando su madurez sexual y reproductora con tan solo dos. Cuando llegan a esta edad los Pokhatis tienden a engordar, por lo cual es necesario someterles a una dieta adecuada y a que tengan a diario al menos una hora de ejercicio intenso.

Calcula el seguro para tu perro

Pokhatis, de las peleas de perros a convertirse en mascotas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *