La tendinitis equina: Causas y síntomas

Una de las lesionas más comunes en caballos, sobre todo si se trata de caballos de competición, es la tendinitis equina. Pero no solo afecta a los caballos que hacen un gran esfuerzo físico, también pueden verse afectados por esta lesión los caballos de paseo, por lo que hay que poner atención ante este tipo de lesión para reconocerla y tratarla cuanto antes.

Tendinitis Equina

¿En qué consiste la tendinitis equina?

La tendinitis equina es una inflamación del tendón. Esta inflamación se produce cuando el caballo se excede en un estiramiento y sus tendones no dan más de sí, produciéndose así un desgarro en las fibras musculares llegando incluso a su rotura.

Hay que tener en cuenta, que cuantas mayores fibras musculares se hayan roto, mayor será la gravedad de la lesión, aunque no en todos los casos se produce una rotura de fibras.

Sólo a través de la realización de una ecografía, se podrá determinar la cuantía de fibras musculares rotas y precisar el diagnóstico oportuno.

¿Cuáles son sus principales causas?

La principal causa por la que se produce una tendinitis en un caballo es debido a la fuerza que ejerce el animal. Cuando esta es mayor a la que el tendón de su pata puede soportar, es cuando se produce la lesión.

Un cambio brusco de movimiento, un fuerte golpe o tomar una curva muy cerrada, puede hacer que nuestro caballo se lesione.

Otras causas también muy comunes son el cansancio, sobre todo en los caballos que compiten, al llegar al final de una carrera pueden lesionarse. La acumulación de otras pequeñas lesiones puede derivar en una mayor.

Tendinitis Equina

¿Cómo sabemos si nuestro caballo tiene tendinitis equina?

Lo más normal es que este tipo de lesiones puedan verse a simple vista. Si nuestro caballo está lesionado veremos que cojea de alguna de sus patas. A mayor cojera, mayor será la gravedad de la lesión, por lo que es más que recomendable revisar frecuentemente las patas del caballo.

La tendinitis equina también tiene otros síntomas además de es la cojera. Se puede advertir fuerte dolor en la zona de la lesión del caballo e incluso notar esa parte con inflamación.

Pasos a seguir ante una tendinitis equina

Si creemos que nuestro caballo padece esta enfermedad pero aún no hemos realizado el diagnóstico fiable mediante la ecografía, lo mejor es vendar la zona dónde pensamos que puede estar la lesión y aplicar en ella frío, preferiblemente hielo para bajar la inflamación, aunque no directamente. Recuerda que el hielo en contacto directo con la piel puede producir quemaduras.

Cuando ya tenemos la ecografía, y en definitiva, el diagnóstico, debemos tener paciencia en la recuperación de la lesión del caballo, ya que puede ser lenta. Y no podemos olvidar que el reposo es muy importante en estas lesiones, por lo que si nuestro caballo compite tendremos que alejarlo de las carreras una larga temporada.

Para una buena y total recuperación, lo mejor será mantener a nuestro caballo en la cuadra impidiendo que haga ejercicio. El poco ejercicio que haga deberá estar controlado, a poder ser, por un veterinario que establezca una tabla de ejercicios. A medida que pase el tiempo, el veterinario evaluará la progresión de la lesión e irá incorporando más ejercicios hasta la total recuperación del caballo.

Debemos tener en cuenta que a veces, sobre todo si se trata de una lesión grave, nuestro caballo puede que no vuelva a competir, ya que pueden quedar secuelas de la lesión. Si en cambio nuestro caballo es de paseo lo más probable es que no tenga problemas para volver a su actividad cotidiana.

Recordad que todos estos consejos son meramente orientativos y que lo mejor es que consultéis con vuestro veterinario. Él será quien mejor os podrá orientar y dar un diagnóstico concreto a la lesión de cada caballo.

Banner de seguros para caballo

La tendinitis equina: Causas y síntomas
4.9 (97.14%) 7 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *