Un Perro no es un capricho, es una vida, y con la vida, no se juega

El mercadillo Navideño de Torrelaguna nos ha enseñado que además de magia y color, esconde un trasfondo social muy valioso fomentando entre niños y mayores la adopción responsable de perros.

Rubén, de la Asociación A.P.A Descansando mis Patas, nos cuenta que como muchas protectoras, pasadas las fecha navideñas, se encuentran con regalos de navidad que han pasado de moda en la puerta de sus instalaciones. Lo triste de todo esto, es que no hablamos de juguetes rotos, si no de seres vivos que han sido regalados por capricho y a la hora de la verdad se tiran como basura.

Por eso, deciden ir al fondo del asunto y dar clases de concienciación animal a los más pequeños por una adopción responsable; para que entiendan los valores y sentimientos que conlleva vivir y tener un animal, cosa que muchas veces los padres no son capaces de transmitir.

consecuencias-de-abandonar-un-perro-terranea

Daniel va por los pueblos concienciando a los ciudadanos para que no abandonen a sus mascotas.

Daniel, animalista hasta la médula, se dedica a ir pueblo por pueblo con sus tres perros adoptados, contando la historia de cada uno de ellos para demostrar los resultados de personas caprichosas que compraron o adoptaron perros por placer o diversión, no por amor.

Y es que como bien dice Blanca, de la Asociación Todo por los Peludos, si vas a varias protectoras y no tienes una conexión con alguno de los miles de perros que podrás encontrar allí, no quieres un perro.

vera-perro-pitbull-terranea

Vera, una perrita ciega de un ojo que busca un hogar estas Navidades

Piénsalo bien estas navidades antes de darle el capricho a tu hijo. Piensa en una adopción responsable. No hablamos de juguetes, hablamos de animales que sienten, lloran, y que luego se quedan solos. Como le pasa a Vera, una Pitbull abandonada, que sólo con un ojo ya ha visto y sentido la crueldad a la que puede llegar el ser humano. Menos mal que Aida, de la protectora Luchando por los PPPs no se ha rendido y le ha dado una oportunidad, cuidándola en su casa hasta que esté lista y preparada para confiar de nuevo en la raza humana y pueda vivir feliz en sociedad.

Lo que está claro es que en Torrelaguna, además de magia, tienen una gran compasión y empatía por aquellos que no tienen voz pero piden a gritos ser rescatados.

¿Y tú? ¿Te animas a descubrir lo que se siente al salvarle la vida a un animal?

Para aportar nuestro granito de arena, si adoptas un perro, te regalamos el seguro de Responsabilidad Civil con Asistencia Veterinaria durante dos años. Anímate y haz que estas navidades te hagan crecer como persona ayudando a un animal que va a estar agradecido siempre.

No compres, adopta.

Un Perro no es un capricho, es una vida, y con la vida, no se juega
5 (100%) 3 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *