Sir Winston Churchill, el “bulldog” que amaba a los animales

Pocos conocen que la persona que fuera Primer Ministro británico y líder de la resistencia inglesa durante la Segunda Guerra Mundial era un gran amante de los animales y que durante toda su vida estuvo rodeado de todo tipo de mascotas.

Se acaba de estrenar en los cines españoles la película “El instante más oscuro” donde el protagonista principal es Winston Churchill, Primer Ministro inglés durante la Segunda Guerra Mundial y figura histórica que frente al expansionismo alemán lideró la inquebrantable resistencia británica entre 1939 y 1945.

Apodado el “Bulldog” Sir Winston Leonard Spencer Churchill fue inquilino de Downing Street, sede de la presidencia británica, a lo largo de dos periodos. Entre 1940 y 1945 y en plena contienda mundial lo hizo con Jorge VI como monarca y más tarde entre 1951 y 1955 durante el reinado de su hija Isabel II.

El film que acaba de estrenarse muestra la faceta más dura de un político que prometió a su país “días de sangre, sudor y lágrimas”, pero que también dijo aquello de que “si los perros nos ven como dioses los gatos nos miran como si fuéramos sus súbditos” y del que pocos saben que fue Nobel de Literatura en 1953 además de un gran animalista.

Se cuenta que cuando tenía tan sólo 17 años el joven Winston Churchill vendió su bicicleta para comprar a Dodo, un bulldog del que acabó heredando su sobrenombre. Durante toda la guerra su compañero, amigo y mascota fue Rufus, un popular caniche marrón que murió en 1947 y que fue sustituido por Rufus II. Hasta se dice que cuando era primer ministro acabó adoptando a un pequeño perro callejero que un día apareció por sorpresa en la puerta de Downing Street.

Además de su caniche Rufus en la vida de Winston Churchill siempre hubo gatos, un loro llamado Charlie y en su casa de recreo de Chartwell Kent tenía ovejas, cerdos y todo tipo de animales de granja. El amor de Churchill por los gatos se hizo legendario con Jock, un felino naranja y blanco que lo acompañó hasta su muerte en 1965.

En la actualidad la residencia de Chartwell Kent es propiedad del estado, pero por sus jardines siempre puede verse un gato similar a Jock en honor del Primer Ministro que lideró al Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial y que una vez dijo que “nunca llegarás a tu destino si te paras a tirar piedras a cada perro que ladra”.

Calcula el seguro para tu perro

Sir Winston Churchill, el “bulldog” que amaba a los animales
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *