Conducir embarazada: la Guía Útil que necesitas conocer

¿Qué riesgos implica conducir embarazada? ¿Se puede circular en este estado? ¿Cómo debe colocarse la persona embarazada en su asiento? Conducir en estado de “buena esperanza” implica una serie de preguntas como estas que probablemente te hayas planteado. ¡Sal de dudas en este post!

Si estás embarazada y eres una conductora habitual, lo más seguro es que te hayas preguntado diversas cuestiones que no han recibido una respuesta. No tienes muy claro si es seguro circular en tu estado y varios mitos se han cruzado en tu camino, provocando más incertidumbre en tu mente.

Conducir embarazada: todos los mitos, consejos y riesgos.

¿Quieres saberlo todo sobre la conducción en tu estado y que ese mar de dudas desaparezca? Los riesgos, los mitos y los consejos más destacados los encontrarás en el artículo más completo sobre el tema.

Riesgos de conducir embarazada

Un apartado importante de conducir embarazada es valorar los peligros o riesgos que supone pilotar en este estado. El embarazo trae consigo una serie de síntomas que pueden afectarnos en la conducción:

  • Somnolencia. Mucha precaución con este posible síntoma que al volante puede ocasionar un accidente grave. En el momento en el que sientas algo de sueño, es conveniente que pares y te des algo de tiempo para espabilarte. De lo contrario, ¡podrás tener algún disgusto!
  • Lumbalgia y ciática. El dolor infernal en las lumbares o en la pierna también pueden ser dos síntomas ocasionados por el embarazo. Son molestias que nos colocan bastantes impedimentos a la hora de guardar una colocación idónea y cómoda en el asiento mientras conducimos. Por ello, si sientes este tipo de dolores, lo más recomendable es evitar coger el coche.
  • Alteraciones hormonales. Las alteraciones que más nos interesan a la hora de conducir son aquellas que tienen que ver con las emociones. Siempre que vayas conduciendo embarazada, es recomendable que el ambiente en el coche sea apacible para alterarte lo menos posible.
  • Mareos y náuseas. Son dos síntomas prácticamente fijos en este estado. Conducir embarazada puede ocasionarlos con más facilidad, por lo que debes tener bastante cuidado cuando cojas el coche. Te ayudará a evitarlos realizar giros suaves y circular con precaución para no pegar frenazos innecesarios.

Mujer emarazada conduciendo una furgoneta.

Mitos que existen sobre conducir embarazada

Seguramente tengas en mente una serie de ideas sobre conducir embarazada que sean producto de múltiples mitos y leyendas urbanas. ¡Lee atentamente este apartado y despeja todas las mentiras que te bombardean en tu día a día!

¿Si estás embarazada no puedes conducir?

Este es el primer mito al que te enfrentas cuando esperas uno o más hijos. Muchas “malas lenguas” se encargan de señalarte que no está permitido conducir embarazada. Argumentan que no estás en condiciones para circular porque tu estado es débil y sensible, factor que te pone en riesgo a ti y al resto de conductores.

Pues bien, esto es totalmente falso. Por supuesto que está permitido que una mujer embarazada conduzca, ya que esta situación, tomando las precauciones necearías, no tiene por qué suponer un peligro para la conducción. ¡Primer mito desmontado!

¿Es mejor no ponerse cinturón de seguridad cuando estás embarazada?

Afortunadamente, la mayoría de personas que conducen diariamente son conscientes de la trascendencia que tiene el cinturón de seguridad. Se trata de una pieza clave que todos debemos ponernos cuando vamos sentados en un vehículo. Las mujeres embarazadas no son una excepción.

Aunque te encuentres en este estado, tu seguridad dentro del automóvil no puede ser menos que la del resto. Por ello, el cinturón es un accesorio que también debes llevar si eres de esas mujeres que se encuentran en “estado de buena esperanza”.

Mano sobre un volante.

Este dispositivo de seguridad protege tanto a la madre como al bebé que esta espera en caso de impacto. Así lo demuestran todos los estudios realizados en este ámbito. En caso de no llevar el cinturón, la futura madre puede golpearse contra el volante y esto podría ocasionar un desprendimiento en la placenta. ¿Cuál es la consecuencia de ello? Las contracciones anticipadas que pueden suponer un aborto.

Por ello, el cinturón de seguridad juega un papel fundamental para mantener tu salud y la de tu futuro bebé. Eso sí, la colocación del mismo será clave para que ningún frenazo pueda dañar tu feto. ¿Quieres saber cuál es la posición correcta? ¡En nuestros consejos para conducir embarazada de este mismo artículo saldrás de dudas!

¿Hay que desconectar el airbag?

De nuevo otro mito que va en contra de nuestra seguridad. El airbag es considerado por muchos como un elemento que perjudica a la embarazada en caso de accidente. Por ello, estas personas suelen pensar que lo mejor es desconectar el airbag. No obstante, todos aquellos que tienen esta creencia están muy equivocados.

El airbag es fundamental para protegerte ante cualquier impacto que sufras con el coche, puesto que esta bolsa de aire reacciona a una colisión antes que el cinturón de seguridad, de tal forma que la cinta protectora no te presiona tanto la tripa. ¿Te habían contado alguna vez este mito?

Consejos para conducir embarazada

Una vez ya conocemos los riesgos y los mitos de conducir embarazada, es hora de explicar una serie de consejos que darán luz a tu conducción mientras estás embarazada. ¡Lee con atención y toma nota!

No deberías viajar sola a partir del sexto mes de embarazo

En la última fase del embarazo hay que tener especial cuidado y hay que tomar todas las precauciones necesarias. A partir de los seis meses, el vientre tiene un tamaño considerable y el cuerpo de la futura madre empieza a experimentar síntomas que dificultan la conducción.

Entre otras cosas, el cansancio se intensifica y la habilidad a la hora de ejecutar movimientos se reduce bastante. Por todo ello, te recomendamos encarecidamente que, a partir del sexto mes de embarazo, nunca viajes sola en tu vehículo. ¡Llevar a alguien a tu lado te ayudará a afrontar cualquier problema que te pueda surgir en este estado!

Mujer circulando con un coche antiguo.

Mantener una postura segura

Como ya has leído en apartados anteriores, el embarazo no es un motivo por el que no se pueda conducir. Sin embargo, en este estado hay determinadas precauciones que llevar a cabo. Una de ellas es la de mantener una colocación segura mientras se conduce. Para ello, el cuerpo de la embarazada debe quedar a una distancia de 25 centímetros con respecto al volante del vehículo.

Colocar correctamente el cinturón de seguridad cuando estoy embarazada

Como ya te hemos adelantado en uno de los mitos sobre conducir embarazada, el cinturón de seguridad es una pieza clave también en este estado. No obstante, la posición del mismo tiene un papel fundamental.

¿Cómo debes colocar el cinturón cuando esperas uno o varios bebés? La parte superior debe recorrer la clavícula hasta la parte lateral derecha del abdomen. Por su lado, la parte inferior del cinturón debe colocarse entre los muslos y la tripa, de esta forma, la presión no se reflejará únicamente en el feto en caso de accidente. ¡La pelvis será la zona que mayoritariamente te retendrá en caso de haber una colisión!

Aumenta la distancia de seguridad con otros vehículos

Sin duda, hablamos de una medida muy importante que tienes que tomar siempre que estés embarazada. El aumento de la distancia de seguridad te permitirá frenar más suavemente, evitando parones bruscos que os puedan hacer más daño del deseado a ti y a tu futuro bebé.

Además, el hecho de conducir con mayor precaución y calma, te permitirá realizar los giros de una forma más ligera, factor que ayudará a evitar que, en la conducción, aparezcan mareos y náuseas típicos del embarazo.

Conducir embarazada.

Beber mucha agua y parar cada poco tiempo

Como ya sabrás de primera mano, la fatiga, entre otras cosas, se intensifica mucho en el embarazo. Por ello, si conduces en este estado, deberás realizar parones cada poco tiempo. ¡No es conveniente estar muchos minutos seguidos frente al volante!

No obstante, aunque estés embarazada, podrás realizar viajes largos. Eso sí, los parones en este tipo de trayectos prolongados deberán ser mayores, ya que la trombosis puede aparecer. Al estar tantos minutos seguidos sentada en la misma posición, los coágulos en los vasos sanguíneos de las piernas pueden surgir.

Aparte de parar, también deberás beber agua constantemente. La hidratación en pleno embarazo debe ser más frecuente y tampoco te puede faltar mientras conduces. Esta medida hay que incrementarla en verano, puesto que las temperaturas son más altas y alcanzar la deshidratación es más fácil.

¿Te ha interesado el artículo? ¡Compártelo en tus perfiles sociales para que más gente pueda conocer la guía útil sobre conducir embarazada! Si te ha gustado el contenido, te recomendamos:

Banner comparador de seguros de todo tipo de vehículos: coches, camiones y motos.

Conducir embarazada: la Guía Útil que necesitas conocer
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *