10 consejos para la gestión de riesgos financieros en entidades aseguradoras

Decálogo para la gestión de riesgos en entidades financieras

En situaciones de inseguridad, es necesario aplicar el tratamiento adecuado a cada tipo de riesgos.

El Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) ha elaborado un decálogo con el objetivo de progresar en la gestión de los riesgos financieros en las entidades aseguradoras.

Un conjunto de reglas básicas que ha completado Jesús Pérez, coordinador académico del programa directivo ‘Gestión Global de Riesgos en Entidades Aseguradoras – Solvencia II’, que iniciará el próximo 1 de febrero con la colaboración de la consultora Willis Towers Watson.


Las entidades aseguradoras y reaseguradoras presentarán el informe sobre la situación financiera el próximo 20 de mayo, una vez haya transcurrido el primer año desde el inicio del régimen de valoración y supervisión de Solvencia II.

Los diez consejos que completan el decálogo para la gestión de riesgos en entidades aseguradoras son los siguientes:

1. Avanzar en la medición del riesgo

En situaciones de inseguridad, es necesario aplicar el tratamiento adecuado a cada tipo de riesgo al que se exponga la entidad.

2. Integrar a los sistemas de riesgo entre sí y con las áreas de negocio

Integración de los procesos de los diferentes tipos de riesgos entre sí, y del área de riesgos con las otras áreas que trata la entidad, facilitando de esta forma el análisis y la gobernanza de los datos.

3. Crear un Marco general de riesgos financieros

La primera recomendación propone la existencia de un marco general en el que introducir nuevas estrategias y procedimientos que ayuden a resolver situaciones que fueron provocadas por elementos de riesgo que en su momento no se tuvieron en cuenta, y que pueden volver a ocasionarse en momentos de crisis.

Con la incorporación de las mejores prácticas, se determinarán las políticas de gestión del riesgo según la estrategia y los objetivos de la compañía aseguradora.

4. Agregar datos con la implantación de nuevas tecnologías necesarias

Con el establecimiento de modernas tecnologías para automatizar el aumento de nuevos datos en las áreas de negocio. Una nueva estrategia que permitirá tomar decisiones más objetivas, precisas y fiables respecto a los niveles de organización, aportando mayor tranquilidad.

El objetivo del IEB es el de progresar en la gestión de los riesgos en las entidades aseguradoras.

El Instituto de Estudios Bursátiles elaboró el decálogo sobre riesgos.

5. Gestión activa del ciclo integral del riesgo

Gestionar de manera activa el período integral del riesgo desde que nace hasta que se extingue con la ayuda de herramientas de analítica para ayudar a prevenir las situaciones de crisis, además de aprovechar con criterio las oportunidades de impulso para la compañía.

6. Rentabilidad ajustada al riesgo por operación

Aplicar la rentabilidad adecuada al riesgo de cada maniobra u operación realizada. Esto favorecerá un ajuste adecuado de cada estrategia y la creación de valor para el accionista.

7. Gobernar los datos

Cada vez resulta más importante gestionar y gobernar con criterio unos datos de calidad que sirvan para diferenciarse del resto de entidades en el mercado. Todo ello a través de un modelo de referencia sectorial que contenga los sistemas y la metodología necesaria para asegurar la calidad de los datos de riesgos.

8. Mayor énfasis en la formación y especialización de los empleados en materia de riesgos

Con una mayor formación en materia de riesgos, los empleados ganarán en conocimientos y preparación para actuar ante situaciones que lo requieran.

9. Implantar una analítica avanzada como soporte a la decisión y al riesgo tecnológico

Control, seguimiento y uso de nuevos servicios tecnológicos para impulsar el crecimiento del modelo de negocio. Una de esas herramientas es el Cloud Computing (o computación en la nube), paradigma que permite ofrecer servicios de computación a través de internet.

10. Mitigar el impacto regulatorio y del riesgo de incumplimiento

Adaptar los procesos de cada operación para asimilar los cambios necesarios que tengan que llevarse a cabo.

Es conveniente aplicar la rentabilidad adecuada al riesgo de cada maniobra u operación realizada.

Con una mayor formación en materia de riesgos, los empleados ganarán en conocimientos y preparación.

Solvencia II, revolución en el control de situaciones de riesgo

Solvencia II, directiva que modifica las normas europeas del seguro según la UNESPA, entró en vigor el pasado 1 de enero de 2016 con el objetivo de potenciar el control y la medición de los riesgos a los que se exponen las aseguradoras, ya sean de mercado, operacionales, de crédito o de liquidez. Según el proyecto de Jesús Pérez, representa una revolución en lo que se refiere al control de situaciones de riesgo para las compañías aseguradoras.

La proposición es la de optimizar el binomio valor/riesgo mediante sistemas de gestión de riesgo es el paso necesario para entender los elementos que son portadores del valor y las denominadas palancas/acciones que la compañía posee para poder maximizarlos. Según el estudio, una vez que se entiende el valor, se logra comprender la incertidumbre o volatilidad del mismo, lo que significa el riesgo que se desea evitar.

Si se ha conseguido comprender dicha variabilidad de las contingencias, será más factible identificar, medir, clasificar y controlar los mismos, pero no sólo para conseguir evitar situaciones inesperadas, sino también para identificarlo como una oportunidad para crear nuevos valores.

10 consejos para la gestión de riesgos financieros en entidades aseguradoras
5 (100%) 20 votes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *