Convivir con mascotas es beneficioso para la salud de nuestros hijos

Son cada vez más los estudios médicos que revelan los beneficios de criarse junto a una mascota. Todos ellos sacan a relucir la forma en la que una animal contribuye al desarrollo físico, psicológico y social de los niños, pero los más recientes aportan nuevos beneficios para la salud de los bebés.

Hasta ahora los padres sabíamos que convivir con mascotas es muy beneficioso para los niños desde un punto de vista afectivo, sicológico y social, principalmente, pero un reciente estudio médico publicado en la revista “Microbiome Journalum” afirma que el pelo de los animales también interviene positivamente sobre la flora intestinal de los bebés, reduciendo con ello el riesgo de que puedan padecer alergias y obesidad.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Alberta (Canadá) ha demostrado que a los tres meses aquellos bebés que crecen expuestos al pelo de perros, gatos u otros animales de compañía, cuentan en sus organismos con un mayor número de colonias de “ruminococcus” y “oscillospora”, dos tipos de bacterias intestinales cuya presencia se considera beneficiosa para la salud.

Pero el citado estudio también arroja otros datos de interés. Está probado que cuando un niño nace de forma natural recibe un gran número de bacterias de la madre a su paso por el canal del parto, mientras que por el contrario cuando el nacimiento es por cesárea este traspaso de bacterias no se produce y por lo tanto la colonización intestinal es por regla general menos efectiva.

Esta circunstancia, según afirman los investigadores canadienses, puede llegar a corregirse con la presencia en el hogar de mascotas y por lo tanto de trazas de pelo animal, una situación que a posteriori se traducirá en que la población bacteriológica intestinal sea la correcta.

Pero no terminan aquí las cosas buenas que pueden brindarnos las mascotas. Existen diferentes estudios que afirman que convivir con perros, gatos u otros animales, contribuye a disminuir el riesgo de que nuestros hijos puedan padecer afecciones asmáticas en alguna de las diferentes etapas de su vida, una patología respiratoria que cada vez más tiene una alta incidencia en la infancia.

Esto se debe a que sus sistemas inmunitarios se acostumbran desde edades muy tempranas a vivir en ambientes donde existe una abundante proporción de pelos, polvo, etc, lo que provoca que el organismo los acepte como normales y no los reconozca como elementos hostiles, lo que impedirá una respuesta -alergias- contra este tipo de patógenos externos.

Calcula el seguro para tu perro

Convivir con mascotas es beneficioso para la salud de nuestros hijos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *