Cómo quitarme el dolor de muelas : 11 remedios caseros

Pocas cosas hay en el mundo tan desagradables y molestas como un dolor de muelas. Un dolor que puede tener varias causas y para el que vamos a darte 11 posibles remedios naturales o tradicionales para paliar o acabar con dicho sufrimiento.

Porque seamos sinceros, nada pone de peor humor ni da más ganas de tirarse (o tirar a los demás) a las vías del tren que un dolor de muelas insistente. Y puede que lo más inmediatamente efectivo sea un antiinflamatorio como el ibuprofeno, o un analgésico como el paracetamol. Que por experiencia son mis dos primeras recomendaciones si me preguntas. Pero si eres de los que evita a toda costa ingerir pastillas si no es por recomendación (u obligación) médica, de los que prefiere los remedios naturales, o si simplemente el dichoso dolor de muelas te ha pillado sin reservas farmaceúticas, aquí tienes una serie de remedios sencillos para el dolor de muelas que pueden salvarte el día.

Radiografía dentadura con muelas del juicio

Eso sí, al César lo que es del César: si tienes dolor de muelas, aparte de buscar la solución más inmediata para paliarlo, lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista. Un dolor de este tipo puede tener múltiples causas, pero lo más habitual es que su origen se encuentre en un problema dental, como un absceso, una caries o la salida de las temidas muelas del juicio. Acude a un especialista y trata el origen de este dolor. De lo contrario te arrepentirás. Y es que por mucho que temas a los dentistas éstos son tan necesarios como el propio médico. Antes o después, y por mucho que te cuides y te laves los dientes, tendrás que acudir al dentista. Es mejor hacerlo periódicamente. Así evitarás males (y dolores) mayores.

Por último, y antes de empezar con los remedios naturales para el dolor dental, hay que incidir nuevamente en la necesidad de una higiene bucal minuciosa. Del mismo modo, antes de buscar un calmante para el dolor, haz uso del hilo dental -o en su defecto de un cepillo interdental- para asegurarte de que el causante del dolor no son restos de comida.

Masticar perejil fresco para acabar con el dolor

Comenzamos con el primer “remedio de la abuela” para el dolor bucal: ve corriendo a la cocina o a tu huerto/jardín personal y coge un poco de perejil fresco. También conocida como “Petroselinum crispum”, esta planta herbácea aromática, utilizada habitualmente como condimento (que le pregunten al señor Carlos Arguiñano), tiene propiedades analgésicas, antiinflamatorias y antibacterianas. Por lo que masticar unas hojas de perejil fresco puede calmar el dolor y ser -hasta cierto punto- curativo. Y por si te lo estás preguntando…no, el perejil seco no es efectivo.

Perejil fresco

El ajo y su propiedad anestésica

Si tu aliento no te preocupa, o no tanto como el dolor que estás pasando, pela un ajo y corta una lámina con cuidado. A continuación coloca la lámina de ajo en la muela o zona bucal donde sientes el dolor. El ajo anestesiará la zona casi de forma inmediata. No es útil para dolores muy intensos. Pero sí es muy efectivo cuando sentimos molestias o un dolor no muy intenso. La primera vez que lo utilices es probable que te sorprenda lo rápido que actúa el ajo como anestesia local.

ajos para anestesiar la zona de la boca con dolor

Agua con Sal…magia bucal

El maravilloso poder curativo del sodio. Si hay algo que sorprende es la cantidad de usos curativos que tiene el agua con sal: rebajar el hinchazón de pies, curar heridas infectadas, eliminar el aspecto de ojos cansados… Aunque sin ninguna duda el campo donde mejor actúa el agua con sal es en nuestra boca. Desde curar las aftas/llagas bucales hasta aliviar el hinchazón o el dolor de garganta. Y es que hay pocos remedios más efectivos para las infecciones bucales y los abscesos que el agua tibia con sal. Hacer repetidos enjuagues ayuda a favorecer el drenaje de la pus (de haberla) y a aliviar la hinchazón, teniendo además un efecto calmante. Si esta es la causa de tu dolor bucal, no lo dudes. Enjuágate al menos tres veces al día y verás como la infección empieza a remitir.

Enjuagarse con Alcohol, con moderación

Muy importante aclarar en primer lugar que no hablamos de alcohol para las heridas. Nunca utilices alcohol de alta gradación en tu boca o te arrepentirás. Nos referimos al alcohol contenido en bebidas “recreativas” como el whisky, el tequila o el vodka. Hacer enjuagues con una pequeña cantidad de estas bebidas tiene efectos anestésicos y desinfectantes. Debes tener cuidado, claro está, y limitarte al enjuague. El alcohol será absorbido por el tejido de la encía y tras unos instantes notarás cómo remite el dolor.

Agua oxigenada para el dolor de muelas

Similar al efecto que produce el alcohol. Y especialmente indicada cuando el dolor dental viene provocado por una caries.  Debes hacer uso de un algodón empapado ligeramente en agua oxigenada (siendo especialmente útiles los bastoncillos de los oídos para este fin) y aplicarlo de forma local sobre la zona afectada. No hagas enjuagues, ni tan siquiera diluyendo la sustancia en agua mineral.

Limón exprimido

Diluido (o no) en agua. También puedes añadirle un poco de sal para potenciar su efecto antiséptico y antiinflamatorio. Haz gárgaras y concentra el enjuagado en la zona con dolor. Previene y cura las infecciones.

limón exprimido para tratar el dolor de muelas

Manzanilla

La típica infusión que las abuelas y las madres recomiendan para todo. Lo cierto es que la manzanilla te ayudará a depurar la posible infección causante de tu malestar bucal. Si lo combinas con el remedio anterior (un poco de zumo de limón) su efecto será aún mayor. Es ideal para bajar los flemones. Toma una a primera hora del día y otra al acostarte y verás cómo la hinchazón o absceso desaparecerá paulatinamente.

infusión de manzanilla

Cebolla para el dolor de muelas

Al igual que recomendábamos con el ajo, corta un trozo de cebolla y colócalo en la zona de la muela afectada. También, si te gusta el sabor de la cebolla, puedes masticarla para que el efecto sea más inmediato. La cebolla contiene propiedades antibióticas y antiinflamatorias que nos ayudarán a bajar la posible hinchazón de la zona afectada por el dolor y a combatir la posible infección que esté causando nuestro malestar.

Clavo de olor para aliviar el dolor

Esta especia de origen asiático contiene, además de aceites y ácidos esenciales, una sustancia llamada eugenol. ¿Y qué es el eugenol? Pues es una sustancia -extraída principalmente del clavo- que tiene propiedades analgésicas y anestésicas. De ahí su tradicional utilización para el dolor de muelas. Ya sea aplicando directamente la especia, colocándola en la pieza dental con dolor, o recurriendo al aceite de clavo (disponible en herbolarios), el efecto es casi inmediato. Si optas por el aceite puedes añadir un par de gotas al zumo de limón, e incluso a la manzanilla antes mencionados para potenciar su efecto.

clavo una especie que podemos utilizar para infusionar

Té negro

El té negro contiene acido tánico, una sustancia que se constituye como el analgésico ideal para conseguir un efecto calmante del dolor y combatir a su vez la inflamación. Infusiona medio vaso de agua hirviendo con una bolsita de este té. Una vez que el té haya reposado y la bolsita haya soltado la mayor parte de la teína en el agua, cógela y aplícate la bolsita directamente en la zona del dolor. Asegúrate antes de que tenga una temperatura tolerable, claro está.

Compresa fría o hielo envuelto para bajar la inflamación

Muchas veces el dolor de muelas viene acompañado de un flemón y una intensa sensación de calor en la zona afectada. Como si tuviésemos fiebre en esa zona. Algo que es provocado por la infección. Se trata quizá del remedio más antiguo, pero no por ello menos efectivo. Empapa una compresa en agua helada o envuelve uno o varios cubitos de hielo en un trapo y aplícalo sobre la zona afectada. El frío ayudará a rebajar la hinchazón, a bajar la temperatura de la zona, y te aliviará el dolor. Sólo una aclaración: no uses el hielo de forma directa. Ni sobre tu rostro ni con tus muelas o encías.

Conclusiones: mejor al dentista

La única conclusión que debes sacar de todo esto es que si sientes dolor en una o varias de tus piezas dentales es que existe algún problema que lo está causando. Los remedios naturales para paliar el dolor de muelas serán un parche para frenar momentáneamente el dolor. Pero no una solución a tu problema, que puede ser más o menos grave. Eso tendrás que comprobarlo en el dentista, que será quien te dará una solución real y definitiva para acabar con el dolor en tu boca.

Sabemos que el coste de los tratamientos dentales puede ser bastante elevado, por lo que recurrir a un seguro dental siempre es efectivo para reducirlos. Dependiendo de si tienes familia o no, puedes contratar el paquete asegurador que te salga más rentable. Lo que es seguro es que siempre será más económico que acudir directamente a un dentista privado. Ya que la mayoría de pruebas que tiene que realizarte te las cobrará aparte. Mientras que la mayoría de seguros dentales tienen incluidas entre sus coberturas muchas de estas pruebas. Haciendo mucho menos doloroso -en lo económico- el trance de acudir al odontólogo.

Si lo que quieres es saber por qué te salen caries en los dientes, incluso manteniendo una higiene bucal adecuada y recurrente, te recomiendo que leas este artículo.

Banner Dental.

Cómo quitarme el dolor de muelas : 11 remedios caseros
5 (100%) 5 votes

Un comentario

  1. SIn duda son muchas experiencias! Unas como yo se negaran a la del ajo ya que no me gusta nada la idea, pero quien sabe, quizás algún día venga genial esa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *