Perros Sulimov, los detectores de explosivos de Aeroflot

En la década de los setenta, Aeroflot encargó al biólogo Klim Sulimov que diseñara unos perros rastreadores capaces de detectar todo tipo de explosivos. Partiendo de chacales el proyecto de hibridación duró veinticinco años y en la actualidad unos cuarenta “perros Sulimov” trabajan detectando explosivos en los aeropuertos rusos.

El 80% de las actuales razas de perros han aparecido en los últimos 150 años como consecuencia de una moda que se inició en la era victoriana y que respondía, la mayor parte de las veces, a los caprichos de personas y clases adineradas. Pero no en todos los casos ha sido así y algunas razas se “diseñaron” con el objetivo de conseguir perros capaces de responder con la máxima eficacia a necesidades concretas. Los “perros Sulimov” son un buen ejemplo.

Los perros "Sulimov" son empleados para rastrear explosivos.

Los “perros Sulimov” reciben el nombre de su creador, el biólogo ruso Klim Sulimov, que en la década de los años setenta recibió un curioso encargo por parte de los responsables de la aerolínea soviética Aeroflot. A Sulimov le pidieron que creara la mejor raza de perros rastreadores, unos animales que debían ser capaces de detectar todo tipo de explosivos. Por esta razón todos los “perros Sulimov” que existen en la actualidad son propiedad de Aeroflot.

Con el objetivo de alcanzar la “perfección” Klim Sulimov comenzó a trabajar con chacales, animales que a diferencia de otros cánidos como lobos o perros detectan los olores a grandes distancias. El riguroso programa de hibridación duró veinticinco años, un tiempo durante el cual los primeros chacales se cruzaron inicialmente con pastores lapones, los ejemplares resultantes con husky siberianos y más tarde con fox-terrier y pomerania para incrementar en los animales resultantes la facilidad de adiestramiento.

Los “perros Sulimov” rastrean de una manera innata porque están programados para ello y no necesitan ninguna orden para hacerlo. Están entrenados para localizar hasta una docena de sustancias explosivas diferentes y cuando detectan un “positivo” ladran para llamar la atención de su cuidador y se posicionan junto al rastro que han encontrado.

Estos perros trabajan de forma habitual en los principales aeropuertos rusos husmeando equipajes y pasajeros a la búsqueda de cualquier indicio que les alerte de la presencia de material explosivo. Un “perro Sulimov” es capaz de encontrar el rastro que deja una sustancia explosiva del tamaño de un grano de arena y que incluso pueda viajar escondida en una prenda, una bolsa o una maleta. Aeroflot dispone de unos cuarenta ejemplares de “perros Sulimov”.

Calcula el seguro para tu perro

Perros Sulimov, los detectores de explosivos de Aeroflot

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *