Carlino

PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS

El carlino es un perro pequeño, cuadrado, rechoncho y con unas proporciones ideales. Además de esto, cuenta con una musculatura compacta. Todo ello, lo convierte en una raza con unas características exclusivas.

Oscila entre los seis y los nueve kilogramos de peso. Su tórax es bastante amplio para el tamaño que tiene. En cuanto a su cabeza, es grande, redonda, arrugada y contiene unos ojos globulares muy oscuros. La cola es enroscada, mientras que su pelaje es apretado, suave y brillante. Los colores que puede adoptar esta raza de perro son: plata, albaricoque suave o negro.

La esperanza de vida del carlino se encuentra entre los 12 y 15 años de edad, por lo que es un perro bastante longevo. Su actitud cariñosa, además de cálida y tranquila, es ideal para tratar tanto con adultos como con niños. Aparte de esto, su tamaño reducido favorece su compañía en hogares más pequeños.

HISTORIA

Estás ante una de las razas más antiguas que se conocen. El origen del carlino se remonta al siglo V a.C. en Asia. Varias son las teorías que fijan a sus antepasados. Unas señalan que fueron los pequineses de pelo corto. Algunas, sin embargo, piensan que el comienzo de los carlinos se desarrolló con los cruces de pequeños bulldogs, mientras que otras creen que la raza surgió con la miniaturización de algún tipo de dogo.

También hay desacuerdo con la llegada de esta raza a Europa. Una posible opción es que Holanda fue el primer país del continente en contener un carlino en su territorio, aunque fue Portugal el primero en conocerla, a principios del siglo XVI. Los carlinos se propagaron por el continente europeo a partir del siglo XVII. Durante esta época, múltiples eran las cortes europeas que contaban con uno, convirtiéndole en un signo de alta sociedad.

CURIOSIDADES

Esta raza no se conoce de la misma forma en todos los rincones del mundo. En sus inicios en China, la raza se denominaba FOO. Más adelante, en Inglaterra, recibiría el nombre “pug” a principios del siglo XVIII.

Carlino adulto

El uso del término carlino data de la segunda mitad de este siglo. En esta época, Carlo Antonio Bartinazzi (Carlin) interpretó a Arlequín con un antifaz negro en Francia. Dicha prenda guardaba parecido con la máscara de pug, de ahí que se quedara con la denominación de “carlino” en homenaje a este artista.

Otra curiosidad histórica de interés es que Josefina, la esposa de Napoleón, tenía un carlino que empleaba para enviar mensajes secretos. Esta raza también ha tenido un papel destacado en determinadas obras artísticas importantes como en el cuadro de Francisco de Goya titulado “La Marquesa de Pontejos”.

CUIDADOS BÁSICOS Y ALIMENTACIÓN

La alimentación del carlino es un punto a tener en cuenta en el cuidado de este perro. Los pug suelen disfrutar mucho de la comida, por ello, se comen todo lo que le dejes en el plato. Como es un perro bastante glotón, se debe tener un control bastante estricto de su dieta y, de esta forma, evitar el sobrepeso del animal. Ten en cuenta una cuestión: será complejo que el carlino pierda los kilos que le sobran una vez los haya ganado.

Es un tipo de perro que exige cariño, ya que son bastante fieles y amables con las personas. Por ello, no extraña que tenga una relación cercana con el dueño y con todos los integrantes de la casa. Pueden convertirse en perros muy territoriales si no destacamos claramente quién manda en el hogar.

EJERCICIO FÍSICO

Los problemas respiratorios que arrastra esta especie provocan que el animal no pueda realizar ejercicios físicos muy prolongados, ya que un período largo de actividad podría ahogarle.

Si a esto le sumas que el carlino es un animal difícilmente excitable, estamos ante una raza bastante sosegada que podría adquirir sobrepeso. Para evitarlo, el dueño debe ser constante y pasear al carlino varias veces al día. Se trata de una raza que se lleva bien con otros perros y mascotas, así que el comportamiento del animal será impecable y no te montará un numerito cada vez que se cruce con algún igual.

Carlino adulto

SALUD

Hay que señalar que el carlino es propenso a adquirir cierto tipo de enfermedades y daños. Para empezar, el hecho de tener un hocico tan corto, provoca que la especie reciba numerosos golpes en la córnea.

Pero no solo los ojos son las únicas zonas delicadas de esta raza. La nariz, muy reducida y chata, complica mucho la respiración del animal, provocando sofocos constantes. Por este motivo, se aconseja que el animal juegue durante períodos de tiempo cortos y tener al carlino en lugares con suficiente ventilación.

También son propensos a tener otro tipo de problemas como alergias y sobrepeso. A pesar de contener toda esta serie de riesgos, la raza tiene una esperanza de vida bastante elevada (más de 12 años).

BELLEZA E HIGIENE

El pelaje del carlino exige un cuidado sencillo que no te dará dolores de cabeza, ya que contiene un pelo liso, fino y suave. Los cuidados básicos de lavado y cepillado no exigirán mayor laboriosidad que el de otras razas, todo lo contrario. Además, a pesar de que el pelaje del pug muda, no lo hace tanto como el de otras razas. ideal es un cepillo suave de punta metálica, y para el cepillado después del baño, uno de cardas suaves.

CONSULTA TAMBIÉN

Comparar precios

  • Resuelve tus dudas con uno de nuestros expertos en seguros.
  • Este servicio está disponible de Lunes a Viernes, de 8 a 21:30h.
  • Puedes llamarnos al 916 40 30 01 si lo prefieres.
Primero, necesitamos tus datos
Y ahora, ¿cuándo prefieres que te llamemos?
Haciendo click en "Llamadme" acepto la